Vistabella del Maestrat es el pueblo más alto del territorio valenciano; se halla a 1.250 metros sobre el nivel del mar. Forma parte de la comarca castellonense del Alcalatén, y limita con varios municipios castellonenses: Villaranca del Cid, Benasal, Culla, Benafigos, Adzaneta, Chodos y Villahermosa del Río; e incluso de pueblos turolenses, como Mosqueruela y Puertomingalvo.

Un medio físico singular: relieve, clima y biodiversidad

Situado en el macizo de Penyagolosa (1838 msnm), el relieve de más altitud de la provincia de Castellón, Vistabella del Maestrat está declarado municipio de Interés Turístico pues destaca la riqueza de sus parajes y su patrimonio cultural. Con 151 km2 de superficie, el término de Vistabella se encuentra el Parque Natural de Penyagolosa, en el cual es habitual la concentración de masas forestales de especies, algunas endémicas, como el roble valenciano (quercus faginea), el arce de Montpellier (acer monspessulanum), o el pino negral (Pinus nigra).

La totalidad de su término municipal está declarado como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y unos dos tercios de él como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC), formando parte de la Red Natura 2000. De la misma manera, también está declarado Zona de Especial Interés y Protección por el Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) del Parque Natural de Peñagolosa.

Vistabella destaca por su elevada biodiversidad, como consecuencia de su climatología y su topografía. Debido a su altitud sobre el nivel del mar, destaca su clima frío, con una temperatura media anual de 9 grados. Su clima está definido por veranos frescos e inviernos fríos, en los cuales es bastante frecuente alcanzar temperaturas bajo cero. El relieve de Vistabella se caracteriza por sus continuos desniveles, una topografía quebrada dominada por fallas, relieves erosionados y una geomorfología singular. Uno de los elementos naturales a destacar es el Plà de Vistabella. Se trata de uno de los altiplanos más relevantes de la Península Ibérica debido a su extensión, alrededor de 35 km2, cuyo origen es un antiguo lago flanqueado por formaciones montañosas; hoy es un espacio que se utiliza para la actividad agrícola.

Un pueblo de historia, en proceso de despoblación

En este municipio habitaron íberos, romanos y musulmanes, y en el siglo XIII fue conquistada por el rey Jaume I. En el año 1251 los señores de la Tinença, Guillem de Anglesola y su mujer Constanza de Alagó, otorgan la carta de repoblación entre otros a Berenguer de Calaterra. Vistabella del Maestrat formó junto con otros siete municipios castellonenses la Setena de Culla, la agrupación de municipios propiedad de la Orden de los Templarios que regulaba las actividades ganaderas de esas tierras y que perduró hasta mediados del siglo XIX.

Situado en un entorno rural singular, en el entorno de Penyagolosa y en el Maestrat castellonense, este pequeño municipio castellonense de 339 habitantes ha experimentado una pérdida de población desde 1910 (2.540 hab.), acelerada desde el año 1950 (1.948 hab.). La economía del municipio se ha centrado en diferentes sectores durante su historia. En los siglos XVI y XVII destacó la actividad textil que progresivamente fue sustituida por actividades agropecuarias: la agricultura de secano (cereales) y la ganadería. Durante los últimos años se ha generado cierta economía alrededor del turismo rural.

Patrimonio cultural, el pueblo y su entorno paisajístico

Vistabella del Maestrat posee ese ambiente medieval marcado por su historia y sus construcciones de la época con fachadas de piedra y ventanas de madera. Hoy todavía conserva la muralla que lo rodea y que anteriormente protegía el castillo del que hoy solo quedan restos en la parte posterior de la iglesia de la Ascensión de la Virgen María (s. XVI y XVII). Se trata de la obra más importante del Renacimiento de Castellón, integrada por tres naves.

El municipio conserva una torre y dos de las seis entradas de la antigua muralla. Dos portales arqueados que se conservan en muy buen estado: el Portal de San Roque y el Portal del Horno. La parte exterior del muro está acondicionada e iluminada para poder dar un paseo y disponer de unas magníficas vistas panorámicas, donde se puede observar el Plà del Maestrat. El núcleo urbano de la localidad tiene otros monumentos interesantes como el complejo formado por El Palacio Renacentista, residencia del rey de la Corona de Aragón Pedro IV y la prisión.

Más allá del pueblo destacan otros elementos. Por ejemplo, de época medieval hallamos el puente romano o puente de las Maravillas (siglo XIV), situado entre las poblaciones de Vistabella del Maestrat y Mosqueruela, unía los reinos de Valencia y Aragón. Era un paso obligado para los ganados ovinos de la trashumancia.

Al norte del núcleo urbano de Vistabella del Maestrazgo se encuentra el Castillo de Boi, uno de los referentes patrimoniales más importantes del municipio. Se trata de una fortaleza musulmana situada en lo alto de un altozano, en el poblado de San Bartolomé de Boi a 1.120msnm, donde se pueden observar partes de sus muros y dos torres. Aquí se han hallado también restos arqueológicos de cerámica de las Edades del Bronce y Medieval. En el entorno de protección del castillo, a cuatro kilómetros de distancia del mismo, se encuentra el Ermitorio de San Bartolomé (siglo XIV). Una de las primeras iglesias góticas valencianas.

El Santuario de Sant Joan de Penyagolosa y el senderismo

A unos 10 kilómetros del municipio, en las proximidades del centro de interpretación del Parque Natural de Penyagolosa, se encuentra esta magnífica construcción religiosa, el Santuario de Sant Joan de Penyagolosa (siglos XVII - XVIII). Rodeado de pinares, este conjunto constructivo está organizado en torno a una singular plaza. Se trata del santuario con la mayor atracción religiosa de la provincia, el cual recibe peregrinaciones a lo largo de siglos de los municipios del entorno territorial. La más conocida, la peregrinación de Les Useres a Sant Joan de Penyagolosa, fue declarada en el año 2016 Bien de Interés Cultural Inmaterial.

El senderismo es una actividad que tiene en Vistabella del Maestrat excelentes referentes para su práctica. Además de las numerosas rutas que se pueden realizar, destaca el recorrido del GR-7, que discurre de NE a SO por el término, y el trazado del GR-33, entre Castelló y Sant Joan de Penyagolosa, que discurre por el sur. Recorridos que permiten conocer los numerosos recursos tanto culturales como naturales que atesora el término municipal. El municipio de la Comunitat Valenciana de mayor altitud, es sin duda un territorio de encanto integrado por magníficos paisajes valiosos.