Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Me equivoqué al insultarle"

"Me dijo que él es del Eibar y que nos tapa a billetes si quiere", explica el jugador valenciano

"Me equivoqué  al insultarle"

"Me equivoqué al insultarle"

A Marc Trilles (Vilafamés, Castelló, 1991) se le nota «jodido». El central del Atlético Saguntino admite estar «superado» por la polémica generada a raíz de la denuncia de Thaylor Lubanzadio, el delantero del Real Unión de Irún al que se enfrentó el miércoles en el partido de ida de la eliminatoria semifinal de la Copa Federación. Tras el partido, Thaylor acusó a Trilles de proferirle insultos racistas, según recogieron diversos medios locales.

«Me equivoqué porque no medí las consecuencias y se está dando una imagen de mi persona que no se ajusta a la realidad», comenta Marc, que quiere dar su versión de los hechos. «Thaylor entró en la segunda parte y en la primera jugada, sin mediar palabra, me pegó un codazo en la boca», cuenta, «yo fui a pedirle explicaciones y me dijo qué quién soy yo, que somos un equipo de muertos de hambre, que él es del Eibar y que nos tapa a billetes si quiere». Hasta ahí, una historia nada ejemplar pero bastante habitual, una conversación de las que suele quedar en el campo, entre un central que defiende su territorio y un delantero que trata de sacarle del partido. «Entonces, en la discusión nos insultamos, pero no le llamé negro de mierda ni puto negro como dicen», apunta Trilles, «me equivoqué al insultarle igual que se equivocó él», subraya, «pero no dije nada con una motivación racista, no soy así, le insulté como él me insultó a mí, y le dije que debía tener más humildad». Aún dentro del campo y ante las quejas de Thaylor, Marc le insistió en que «no se tomara lo ocurrido de la forma ni la intención que no era».

El partido acabó con empate a cero. «En el túnel de vestuarios hubo jaleo. A mi compañero Keita, que también es negro, un grupo de aficionados y directivos locales le dijeron de todo: negro de mierda, que has venido en patera, vete a tu país, de todo», añade Trilles. «Nosotros nos metimos al vestuario y ya está. Es cuando estamos en el autobús cuando me dicen que Thaylor ha salido llorando, y que me va a denunciar por insultos racistas. Al día siguiente sale mi nombre en la prensa».

La historia tiene visos de continuar con denuncias de ida y vuelta. Por lo pronto, ayer se conoció la sanción de cuatro partidos y una multa de 600 euros para Thaylor, por protestar al trío arbitral en el túnel de vestuarios. Thaylor sostiene que un asistente escuchó los supuestos insultos racistas de Marc Trilles y no actuó durante el partido.

Compartir el artículo

stats