Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VCF

Capítulo XXII: La recopa fue la vuelta a Europa

Capítulo XXII: La recopa fue la vuelta a Europa

Capítulo XXII: La recopa fue la vuelta a Europa

El Valencia, dos veces ganador de la Copa de Ferias, que ganó años después la oficialmente llamada de la UEFA en Gotemburgo, debutó en la Recopa, campeonato que disputaban los campeones de Copa de cada país, en la temporada 67-68. Desde 1961, el club no había dejado de participar en competición europea. La Recopa fue su bautizo en los grandes eventos continentales. Evidentemente, este torneo estaba por encima de los ganados hasta ese día. Era la puesta de largo.

La competición contó con la participación de 32 equipos. Desde la primera jornada hubo que vivir eliminatorias a doble partido. El debut fue el 9 de septiembre del 67, y el escenario fue Mestalla. El primer adversario fue el Crusaders de Irlanda del Norte. De nuevo hubo que viajar a las islas británicas. Durante unos años aquello fue como ruta obligatoria. Esta vez fue en Belfast, ciudad que históricamente concentró la mayor parte de los problemas políticos de aquel país. En aquellos años de enfrentamientos de Inglaterra con los independentistas irlandeses la selección española tuvo que jugar un partido de competición europea contra Irlanda el Norte en el campo del Hull, en Inglaterra, para evitar los problemas de tipo bélico que allí se vivían. En aquél partido brilló el genial George Best y a Quini de un codazo le hundieron el pómulo. Años después los problemas no habían terminado cuando la selección española jugó en Belfast. En muchas calles aun estaban las barricadas.

No hubo problemas para la eliminatoria con el Crusaders. Futbolísticamente el compromiso no fue complicado para los nuestros. En casa con Abelardo; Sol, Mestre, Vidagany; Paquito, Roberto; Terol, Waldo, Ansola, Claramunt y Jara se ganó por un rotundo 4-0 con tantos de Ansola (2) Waldo y Jara. En Belfast hubo nueva victoria valencianista. En esta ocasión por 2-4. La alineación varió sensiblemente porque delante de Abelardo jugaron T atono, Vilar, Vidagany; Roberto, Catalá Benet, Claramunt, Waldo, Ansola, Paquito y Jara. Fue la mejor tarde goleadora de Paquito, autor de tres dianas. La cuarta fue obra de Ansola.

En las alineaciones del Valencia aparecieron jugadores de la cantera como Terol, Vilar y Catalá Benet. Ya no eran novedad Sol, Claramunt y Arnal. Emilio Terol Valls, campeón de España juvenil, llegó del Olímpico de Xativa. Fue extremo que marcó goles extraordinarios, pero no ofreció regularidad. Mundo lo anunció como una oportunidad para jugar la Recopa y hubo quien lo tomó

a chufla y lo comparó con Blas Romero «El Platanito», becerrista que en aquellos años se dio a conocer en la plaza madrileña de Vista Alegre en la promoción de aspirantes de los que únicamente destacó Sebastián Palomo Linares. Terol pasó al Murcia.

Luis Vilar Botet fue jugador de club ejemplar puesto que ocupó plaza de central, de medio volante e incluso de delantero. Fue duro marcador y jugador sujeto a la disciplina de los entrenadores. Fue uno de los valencianistas que posteriormente Pasieguito reclutó para el Sabadell.

Antonio Catalá Benet jugador considerado como una gran promesa en el centro del campo mostró incluso gran capacidad rematadora. No tuvo suerte porque una lesión de rodilla, de la que entonces no se recuperaba nadie, en un partido del Trofeo Carranza, en Cádiz acabó con su carrera. Privado de la posibilidad de triunfar en el fútbol dedicó sus mejores años al estudio de la carrera de Derecho.

En octavos de final hubo que enfrentarse al Steaua de Bucarest, equipo que tuvo gran prestigio en Europa durante muchos años y hasta llegó a jugar dos finales de Copa de Europa. En una de ellas derrotó al Barça en Sevilla. En el encuentro de ida en Mestalla venció el Valencia por 3-0 con dos goles de Ansola y uno de Claramunt. Jugaron Abelardo; Tatono, Mestre, Vidagany; Cayuela, Roberto; Guillot, Waldo, Ansola, Paquito y Claramunt.

En Bucarest, en campo lleno de nieve, vencieron los rumanos con un tanto de Constantin. En la alineación del Valencia hubo siete futbolistas de casa: Arnal, Mestre, Vidagany, Roberto, Vilar, Guillot y Claramunt. Completaron el elenco Abelardo,

Waldo, Ansola y Paquito.

En esta eliminatoria debutó Jorge Cayuela Peiró, nacido en Badalona, que vino de Bélgica donde habían emigrado sus padres. Triunfó en el Anderlecht y el Valencia lo fichó porque tenía todas las recomendaciones técnicas de la época. Era jugador de los que aguantaban los partidos sobradamente, disponía de gran disparo a gol aunque no con demasiado tino y manejaba la pelota con gran precisión. Su siguiente destino fue el Castellón, con el que ascendió a Primera y disputó la final de Copa de frente al Athletic Club. Allí cuajó sus mejores temporadas.

El Valencia CF plantó cara al Bayern

La gran prueba llegó en los cuartos de final, donde el adversario fue nada menos que el Bayern de Munich, equipo en el que brillaban jugadores internacionales como el portero Maier, el defensa Swarzenbeck, el Kaiser Beckenbauer, el centrocampista Roth y el gran goleador «Torpedo» Muller, entre otras figuras germanas. Aquel Bayern, que eliminó al Valencia, era la base de la selección germana que se proclamó campeona del Mundo en Múnich en 1974, ante el equipo de Holanda que tenía como maestro de armas a Johan Cruyff. Fue en el estadio que en 1972 fue sede de los Juegos Olímpicos. Alemania que había salido vencida y humillada de la II Guerra Mundial a causa de las barbaridades cometidos por los criminales nazis, necesitaba levantar cabeza. Comenzó haciéndolo en 1954, al proclamarse campeona del mundo de fútbol al derrotar a la Hungría de Puskas y compañía. Su primer mundial y los Juegos fueron la mejor campaña publicitaria para el país. Imagen de aquella Alemania que presumía de haber creado «el milagro» tuvo en el Bayern imagen propagandística. En esos años Alemania con el Bayern, España con el Real Madrid, Portugal con Benfica e Italia con Milán a Inter hicieron del fútbol propaganda de sus países y hasta de sus regímenes políticos.

La eliminatoria no fue venturosa para el Valencia aunque el conjunto bávaro tuvo su sufrir para seguir en la competición. En Mestalla hubo empate a un tanto y el resultado no fue en modo alguno satisfactorio para los valencianitas porque hubo varias oportunidades para obtener el triunfo. La gran figura del partido fue Maier, que hizo un partido espectacular por las paradas con las que neutralizó los remates de los anfitriones.

El Valencia alineó a Abelardo; Tatono, Mestre, Vidagany; Roberto Vilar, Terol, Waldo, Ansola, Paquito y Claramunt. El tanto valencianista fue obra de Vilar, de quien con razón se decía que era hombre de equipo y la desgracia la proporcionó Manolo Mestre autor del empate germano. Fue un mal entendimiento con Abelardo.

A Munich se viajó con resultado poco favorable y la conciencia de que enfrente había un adversario muy superior a los que habían sido eliminados. En el estadio muniqués el Valencia perdió por 1-0. El tanto fue obra de Muller. Poli suplió a Cayuela y Terol dejó paso a Ansola.

El debut en la Recopa tuvo 12 goles a favor y 5 en contra. Ansola mantuvo su buen tono y marcó 5 de los tantos del equipo. Paquito, medio muy eficaz ante las porterías contrarias, se anotó tres y el resto a gol por cabeza salieron Waldo, Claramunt, Vilar y Jara.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats