Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mundial de Motociclismo

David Muñoz, el último niño: "Yo corro para disfrutar yo"

El último descubrimiento del motociclismo español, un joven de 16 años, de Brenes (Sevilla), alcanzó su primer podio en su segunda carrera en el Mundial de Moto3 | "Soy frío, agresivo y corro con picardia, lo que es muy necesario para poder pelearte por el podio en una categoría como Moto3", dice el joven andaluz

El sevillano David Muñoz, de 16 años, el último gran descubrimiento del motociclismo español, en Sachsenring. ALEJANDRO CERESUELA

“Yo solo espero que mi corazón lo soporte. Solo eso, no le pido más a la vida”. José Luis Cardoso es un expiloto andaluz de aquellos que siempre lo dio todo para ser un grande y fue, sí, popular, inmenso y una extraordinaria persona, pero parece que la grandeza, lo que se dice grandeza deportiva, le va a llegar, dicen, a través de su mejor alumno, el niño David Muñoz, de Brenes (Sevilla), de 16 años recién cumplidos que, en su segunda carrera en el Mundial de Moto3, en Barcelona, tras debutar en Mugello (Italia), arrancó desde el puesto 20º, es decir, desde la séptima fila de la parrilla de Montemló, y no ganó de milagro, por centímetros. Eso sí, acabó segundo.

Y aquel que conoce a Cardoso sabe que su alegría de estos días está siendo más grande que si él hubiese sido campeón de algo, porque ha visto que el niño que él protegía ya está ahí, con los enormes, por eso solo pide que su corazón aguante. “Y es que este niño ha llegado donde no lo esperábamos, pero sí soñábamos, demasiado pronto. Pero ya está, ala, a disfrutar”, dice el sevillano. “Ni yo, ni yo, pensaba que podía subirme al podio en mi segunda carrera en el Mundial, ¡cómo vas a pensar algo así! ¡Y saliendo el 20º! ¡Venga ya!”, cuenta David en el ‘paddock’ de Sachsenring, donde se celebra el GP de Alemania.

El sevillano David Muñoz, en el podio de Montmeló. ALEJANDRO CERESUELA

Pero Muñoz, que se pasó siete carreras encerrado, enjaulado, como un león, como un leopardo, como una hiena, en el boxe del equipo BOÉ Motorsports porque no podía debutar en el Mundial al no tener aún 16 años, fue soltado a las fieras en Mugello (11º, tras salir el 15º) y, a los siete días, empezó a dar zarpazos hasta subirse al podio. “Si algo tengo es que soy frío, muy frío, calculador, metódico y agresivo, lo que, creo, es muy bueno para correr en una categoría como Moto3 donde hay que ser muy pillo y pícaro para poder pelearte por el podio”.

Muñoz cree que le queda mucho por aprender, pero que todo lo que ha hecho hasta ahora le ha servido para aprovechar su oportunidad en cuanto le ha llegado. “Todos los jóvenes tenemos que trabajar duro, muy duro, para hacernos un hueco en la profesión o trabajo que escojamos. Yo lo he hecho, he llegado donde he querido y, ahora, debo poner el contador a cero y volver a aprender, volver a trabajar duro porque quiero aprender de los que ganan”.

"Me gusta la determinación, el atrevimiento y la manera de actuar de Marc Márquez. Me gusta mucho"

decoration

Y sigue contándolo con todo lujo de detalles. “Quiero ser el Pedro Acosta del pasado año, fue admirable lo que hizo y cómo lo hizo; quiero hacer esa vuelta rápida solo, como la hace Dennis (Foggia), quiero ganar como gana Marc Márquez, que es único, solo hay un Marc Márquez, quiero su determinación y atrevimiento. Me gusta mucho, mucho. Y, para conseguir todo eso, he de seguir trabajando duro”.

Muñoz dice que él corre para disfrutar. “Mentiría si dijese que corro para hacer disfrutar a la gente. Corro porque me gusta, porque es lo que he querido toda la vida y, sí, si además agrado a mi gente, a mi familia, a los que creen en mí y me han ayudado a llegar hasta aquí, mejor que mejor. Y, en ese sentido, ojalá algún día la gente diga que disfruta viéndome correr”.

Compartir el artículo

stats