No hay forma para el Barça de tener una noche tranquila, no importa cual sea el rival. El equipo de Jasikevicius puede sufrir (y perder) frente a un Obradoiro plagado de bajas en la Liga el pasado fin de semana. O pasar un mal trago. como sucedió este viernes en la Euroliga, frente al discreto Asvel francés que lo dejó en evidencia en el Palau, con Nando de Colo como verdugo en el último cuarto (74-75). No hay forma de que el equipo arranque y acabe por justificar el nivel de ilusión que despertó la llegada de Jasikevicius.

"No estamos jugando buen baloncesto, tenemos que salir cuanto antes de esta situación. Otra vez con 12 puntos de ventaja no supimos matar el partido", admitió Jasikevicius.

La visita del conjunto francés era una buena oportunidad para volver al buen camino. Era el primer partido de Mirotic ante la afición después de su larga baja (casi seis meses de ausencia), pero el primer cuarto ya fue un jarro de agua fría para las aspiraciones del Barça, desconectado por la defensa en zona francesa, apabullado por Fall en el rebote (10 en el primer cuarto, 18 al final, además de 14 puntos) e incapaz de controlar el ritmo y la anotación del Asvel, con muchos recursos ofensivos (11-21).

El experimento de utilizar a tres grandes (Sanli, Tobey, Mirotic) de inicio no salió nada bien y Jasikevicius tuvo que sacudir el quinteto y volver a los tres exteriores para encontrar soluciones a un guion muy favorable al cuadro de T. J. Parker, el hermano del propietario del club, Toni Parker, que siguió el partido desde el palco. Frente a la zona del Asvel, el Barça encontró la llave para activarse en la presencia de Kuric, autor de cuatro triples en el cuarto, que logró transmitir cierta tranquilidad, y también en un mayor protagonismo de Mirotic. Los minutos de Fall en el banquillo rebajaron las revoluciones del Asvel también ayudaron al equipo de Jasikevicius a enderezar el camino e irse al descanso con ventaja (46-40).

De Colo decide

La sensación, en la reanudación, es que el Barça había encontrado el hilo al encuentro. En especial, por unos buenos minutos de Mirotic que llevaron las diferencias de los azulgranas a los 12 puntos (52-40), con los jugadores franceses metidos en un bache ofensivo. Pero fue una impresión equívoca. El Asvel volvió a engancharse con los mismos argumentos que le llevaron a brillar en la primera mitad: el dominio de Fall otra vez en el rebote, la explosividad del pequeño base Jackson-Cartwright, un dolor de cabeza para los barcelonistas, y la aparición puntual de jugadores como De Colo o Kahudi (62-57).

Los nervios acabaron por aparecer en el Barça que no acabada de encontrarse cómodo en la pista y sigue sin transmitir buenas sensaciones, mientras el Asvel crecía en confianza, elevaba su dureza defensiva y volvía a recuperar la inicativa a falta de cinco minutos (64-66), que ya no abandonó. Para el equipo azulgrana, el tramo final resultó una pesadilla, con De Colo desatado en el bando francés, asumiendo todo el protagonismo en ataque, y los azulgranas intentando, sin conseguirlo, escapar a otra grandísima decepción.

FC Barcelona, 74 - Asvel Villeurbanne, 75

FC Barcelona: Satoransky (6), Laprovittola (14), Mirotic (17), Sanli (5), Tobey (4) –cinco inicial- Pauli (-), Vesely (6), Kalinic (5), Kuric (13), Jokubaitis (4), Nnaji (-)

8 de 27 triples (Kuric, 4), 33 rebotes, 10 ofensivos (Laprovittola, 5), 17 asistencias (4)

Asvel Villeurbanne: De Colo (19), Obasohan (6), Matthews(8), Noua (5), Fall (14) –cinco inicial- Kahudi (7), Diot (-), Tyus (2), Lighty (4), Jackson-Cartwright (10)

5 de 17 triples (De Colo, 2), 34 rebotes, 13 ofensivos (Fall, 18), 6 asistencias (Obasohan, 2)

Parciales: 15-21; 31-19; 16-17; 12-18.