Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pelea judicial

Broseta se querella contra Magdaleno por la minuta del concurso de Martinsa

Los dos abogados estrella libran una dura batalla legal desde que la letrada creó despacho propio

Pelea judicial a cara de perro entre dos de los bufetes estrella de Valencia. Broseta Abogados se ha querellado por apropiación indebida contra Antonia Magdaleno, una de las letradas de mayor prestigio en derecho concursal y protagonista como administradora judicial de algunas de las grandes quiebras inmobiliarias de España.

La querella tiene su origen en la decisión de Magdaleno de independizarse del bufete de Manuel Broseta en mayo de 2011. Con su salida, la abogada se llevó consigo los concursos en los que ejercía de administradora. Uno de los más voluminosos es el de la promotora inmobiliaria Martinsa Fadesa, que sufrió la mayor quiebra en la historia empresarial española con un pasivo de 7.000 millones de euros.

La salida de Magdaleno propició una serie de acciones judiciales de Broseta, que reclama a Magdaleno una parte de los honorarios obtenidos por su labor de administradora. Al tiempo que el bufete emitía un cordial comunicado en el que agradecía «la dedicación y esfuerzo»» de la abogada y los otros tres profesionales que la acompañaron en su emancipación, Broseta interponía reclamaciones a través de arbitrajes y otras iniciativas jurídicas. La de mayor calado, porque se ha instruido por la vía penal en el juzgado número cuatro de Valencia, es la querella por apropiación indebida de parte de los honorarios recibidos por Magdaleno por los concursos de Martinsa-Fadesa y el grupo vasco Urazca. Sólo por Martinsa, Magdaleno ha facturado más de cuatro millones de euros. Según confirmaron desde ambas partes, Broseta reclama «varios millones de euros». El delito de apropiación indebida conlleva además penas de hasta seis años de cárcel.

Persona física

Magdaleno ha basado su defensa en que los jueces la designaron como administradora concursal como persona física. Es decir, era ella la administradora, no el bufete en el que trabajaba, que obtenía su cuota de ingresos a través de facturación interna entre las partes en virtud de los servicios del despacho que necesitaba la abogada para realizar su trabajo.

Fuentes de Broseta confirmaron que ha finalizado la fase de instrucción de la querella, en la que la abogada ha declarado como imputada. Desde el entorno de la letrada aseguraron que Magdaleno está «tranquila» porque la denuncia «carece de base jurídica» y podría archivarse en breve.

No es la primera vez que Broseta mantiene litigios judiciales con personas que deciden abandonar su bufete. También cruzó demandas con Raúl Natividad, el primer director de su filial de consultoría BI Consulting, o con Ana Falomir, hija del exfiscal jefe del TSJ de la Comunitat Valenciana, Miguel Falomir.

Compartir el artículo

stats