Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oferta

El bufete que asesora a Aidico está detrás de la oferta por el área de certificación

Una firma ligada a Ros Climent, contratado tras la intervención del Ivace, aporta todo el capital

El bufete jurídico Grupo Ros Climent, propuesto por el Instituto Valenciano para la Competitividad Empresarial (Ivace) para realizar el asesoramiento laboral en el Instituto Tecnológico de la Construcción (Aidico), está detrás de la oferta que un grupo de trabajadores ha presentado para hacerse con la división de certificación, una de las que más facturación registra al año.

Según la documentación a la que ha tenido acceso este diario los socios del bufete han aportado el capital de 150.000 euros necesario para que All World Certificación presente a la administración concursal una oferta por las unidades productivas de Aidico Certificación. All World ha sido presentada como una empresa impulsada por un grupo de trabajadores del centro. Sin embargo, Grupo Ros Climent no ha realizado esta operación directamente sino que ha empleado la mercantil PMK Rehabilitación para controlar el proceso. Esta última firma aparece como accionista de All World Certificación al 80 %, mientras que el restante 20 % estaría en manos de los empleados. Pero además, según la documentación a la que ha tenido acceso Levante-EMV, PMK ha realizado préstamos a los empleados que participan en All World para que puedan realizar las aportaciones de capital necesarias para la constitución de la empresa.

PMK Rehabilitación tiene como administrador único a Óscar Climent, a su vez administrador único de Grupo Ros Climent. También es representante legal de este despacho Elías Ros, vinculado profesionalmente al presidente de los promotores de Valencia, José Luis Miguel. Este último fue designado administrador provisional y presidente del consejo rector de Aidico cuando fue intervenido por el Ivace ante la acumulación de deuda y la petición de auxilio financiero al Consell. La entidad que dirige Joaquín Ríos y que depende de la Conselleria de Economía ha tratado de tutelar el proceso de reflotamiento de Aidico, que en realidad se está sustanciando en la venta despiezada de sus unidades productivas. La documentación que obra en poder de este diario revela que las mismas personas a las que el Ivace confió el salvamento de Aidico están vinculadas a la oferta para quedarse una de las áreas de mayor facturación.

Aidico Certificación cerró el ejercicio de 2013 con una facturación de 1,3 millones de euros y unas pérdidas de apenas 30.000 euros. El año anterior cerró incluso con un beneficio neto de más de 83.000 euros. Sin embargo, fueron los problemas de su accionista los que las arrastraron al concurso y la liquidación. Así lo revela una memoria con fecha 15 de octubre de 2014 en la que se afirma que la sociedad no era insolvente, sino que había dudas sobre su capacidad de atender nóminas por los problemas de la mercantil dominante.

La oferta global de All World por la división de certificación es de 310.610 euros. Pero en realidad sólo garantiza un pago al contado de 60.000 euros en efectivo. El resto son 170.610 del pasivo social por un hipotético despido de los trabajadores que piensa asumir y otros 80.000 euros de posibles gastos a desembolsa en caso de resultar adjudicatario.

Levante-EMV se puso ayer en contacto con el gerente de Aidico, Fernando Palomares, para conocer las razones por las que un bufete que está en nómina del instituto y que ha participado en las labores para intentar reflotarlo está detrás de una de las ofertas. Palomares aseguró desconocer la identidad de los ofertantes y se mostró sorprendido por los vínculos con el despacho Ros Climent. Admitió que son cuanto menos poco estéticas tanto las vinculaciones de All World Certificacion sino el fórmula mercantil empleada para formalizar la estética. No obstante consideró normal que hagan ofertas quienes han detectado «el potencial» de las unidades productivas de Aidico.

Compartir el artículo

stats