Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un mercado de 600 millones en jaque

Los expertos alertan de una caída de la renta y del valor de la moneda, lo que puede afectar a las exportaciones

2016 está siendo ya un año de retroceso de las exportaciones a México, con caídas de dos dígitos casi todos los meses. Y la incertidumbre no ayuda: «Tanto la depreciación del peso como la ralentización de la economía mexicana y la menor renta disponible [el Gobierno acaba de dejar de subvencionar el combustible] podrán reducir todavía más el volumen de nuestras salidas», explican desde el gabinete de análisis económico de la CEV.

En concreto, esta coyuntura afectará a productos industriales —básicamente automoción, y en menor medida material de construcción y maquinaria y material de construcción y maquinaria y material eléctrico—, aunque también a bienes de consumo. Según datos de la Cámara de Comercio, 75 empresas de la provincia de Valencia venden productos a ese país. Hasta octubre de 2016, las ventas caían un 12,5% hasta los 486 millones.

En cualquier caso, habrá que esperar a comprobar el despliegue de las políticas del nuevo gobierno de la Casa Blanca, en aspectos claves como la posible revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TCLAN), aunque solo las declaraciones del aún presidente interino ya han tenido un impacto demoledor.

Un informe interno de una entidad bancaria ya señalaba el impacto días después de las elecciones: «Se desvanecerá la ligera mejoría económica que se esperaba para 2017. Se espera un peso más débil y tipos oficiales más altos». Una «contracción económica severa», en resumen.

Compartir el artículo

stats