Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Informe

La C. Valenciana, a la cola en la captación de empresas: la región europea número 184 de 263

La autonomía se sitúa por debajo de la media en el índice de Competitividad, que mide el atractivo de un territorio para que las mercantiles se instalen allí

En medio de la carrera de países y regiones para atraer todo el capital y tejido empresarial que puede huir de Reino Unido por efecto del brexit y con el objetivo de captar inversión extranjera, la Comunitat Valenciana acaba de recibir un varapalo de la Comisión Europea. La Comunidad de Madrid y el País Vasco son las dos únicas regiones españolas situadas por encima de la media europea en el Índice de Competitividad Regional de la UE que elabora la Comisión.

Madrid, en el puesto 83 de las 263 regiones sometidas a examen por Bruselas, es la región española con mejor posición en el conjunto de la UE, seguida de País Vasco (119), que también aprueba, y de Navarra (148) y Cataluña (153), estas dos últimas ya por debajo de la media comunitaria.

Y muy rezagada, la Comunitat Valenciana, que se encuentra en el lugar 184, registrando una caída respecto a 2010. El ránking no mejora en casi ningún subapartado con los que se elabora este Índice: en capacitación tecnológica, la valenciana ocupa el puesto 175 de 263. En sofisticación en los negocios, puesto 169, y en eficiencia del mercado de trabajo, se sitúa en el puesto 231. La autonomía solo destaca por su sistema de salud, donde disfruta de la vigesimotercera posición.

En cuanto al resto de España, las comunidades autónomas de la mitad norte del mapa, Galicia, Cantabria, Asturias, La Rioja, Aragón, Castilla y León (y también la Comunitat Valenciana) están también por debajo de la media pero a poca distancia.

La mitad sur, sin embargo, con Andalucía, Murcia, Extremadura y Castilla-La Mancha ofrecen peores registros, como también lo hacen Baleares, el archipiélago canario y Ceuta y Melilla.

Como novedad este año, la Comisión Europea ha lanzado un mapa interactivo que permite conocer en detalle los resultados de cada región y compararlos con los territorios vecinos o de características similares. Con este índice, el Ejecutivo comunitario quiere medir cuán «atractivo y sostenible» es el entorno que ofrece cada región a las empresas y ciudadanos para que se instalen en su territorio.

Para ello, se sirve de once indicadores que van desde motores «básicos» para la economía como la estabilidad macroeconómica, la sanidad y la educación, hasta la dimensión más avanzada que atribuyen a la innovación, pasando por claves para la eficiencia, como la eficiencia del mercado laboral y la formación superior.

Londres y alrededores es, en el plano europeo, la región que obtiene la puntuación máxima de 100 puntos y que lidera del índice de competitividad regional, por delante de la también británica Berkshire (97,67), la holandesa Utrecht (97,63) y Estocolmo (97,21).

España no es el único país en donde los resultados de este índice recoge grandes diferencias entre la capital y el resto. Bruselas ve con «cierta preocupación» la disparidad, pero no con alarma, según fuentes comunitarias, que también apuntan el impacto de la crisis económica sobre todo en los países del sur y la tendencia a la recuperación en la mayoría de regiones.

Compartir el artículo

stats