Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Designación

Rodríguez vence al Botànic en la elección de vocales para Caixa Ontinyent

La Fundación Universitaria de la Vall, que nombra dos vocales en este proceso, da su apoyo a los candidatos del alcalde para la asamblea

El alcalde de Ontinyent, Jorge Rodríguez, asestó ayer una dura derrota a sus oponentes políticos en la izquierda PSPV y Compromís al lograr que la candidatura que él apadrinaba resultara elegida por la Fundación Universitaria de la Vall d'Albaida para la asamblea de Caixa Ontinyent, que está en pleno proceso de renovación. El triunfo de Rodríguez, pese a que solo había en juego dos de las 29 vocalías que deben renovarse, tiene calado por la guerra en la que se han implicado las dos partes. Por un lado, los partidos del Botànic que gobiernan la Generalitat, y por otro, la Vall ens Uneix, la formación creada por Rodríguez el pasado abril tras abandonar el PSPV por su implicación en el caso Alquería y con la que arrasó en las municipales de mayo.

El campo de batalla es la presidencia de Caixa Ontinyent, que ejerce Antonio Carbonell, quien en origen llegó a la entidad a propuesta del PP. En 2017, ante el abandono de los populares, pactó con Rodríguez que renovara a través de la fundación con el compromiso de ceder en 2020 el cargo al vicepresidente José Pla, hombre de la confianza del alcalde de Ontinyent.

Carbonell, tal como ha adelantado este diario, está dispuesto a incumplir ese acuerdo después de que PSPV y Compromís le hayan presionado para que continue. A través de Rebeca Torró, secretaria autonómica de Economía, los socialistas quieren minar la base de poder de su antiguo correligionario y han llegado a utilizar en las presiones al director general del Instituto Valenciano de Finanzas, Manuel Illueca. La cuestión de fondo es cerrar el paso a Pla bajo el argumento de que a la caja no le conviene estar enfrentada a la Generalitat, que es la administración que la tutela.

Las dos partes tenían ayer una prueba de fuego en la fundación. Al final, los tres votos del ayuntamiento y los dos delegados a Rodríguez por las patronales Ateval y Coeval, más el voto de calidad del presidente y alcalde de Ontinyent sirvieron para que el directivo de una empresa juguetera de Ibi y actual miembro del consejo de la caja, Eduardo Úbeda, y la profesora de Economía de la Universitat de València, Àngela Cobos, entren en la asamblea, frente a los candidatos de Compromís apoyados por la Universitat de València (dos votos), la Mancomunitat de la Vall, UGT y CC OO.

Resultado

El resultado es un duro golpe para el conseller de Economía, Rafa Climent, de Compromís, quien había hecho campaña entre empresarios para que no votaran junto a Rodríguez. Esta formación política también presiona para que Carbonell siga hasta el fin de su mandato en 2023 en la confianza de que en este proceso y el de ese año puede lograr apoyos suficientes para controlar la caja. En su campaña contra Rodríguez, Compromís llegó a afirmar en una nota que el único mérito de Úbeda era ser hermano de un concejal de Ontinyent.

Sin embargo, la gran pugna se va a dar en el grupo de impositores, de donde surgirán 17 de los 29 vocales a renovar. El resultado se conocerá el 9 de marzo. De los 6 de la Generalitat, tres han ido a PP, Vox y Ciudadanos, así que PSPV y Compromís solo han obtenido tres. La capacidad de influencia del alcalde de Ontinyent sobre los clientes de la caja de entre los cuales se elige a esos vocales parece obvia, dado su elevado respaldo en las elecciones. Queda por ver qué sucede en la asamblea del 30 de junio. Carbonell ya ha dejado claro que solo continuará si ve que tiene respaldos suficientes en el nuevo consejo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats