Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Gremi de Fusters incorpora a mujeres a su junta directiva por primera vez en 800 años

La asociación de empresarios de carpintería y afines Asemad renueva su junta directiva con Alejandro Bermejo de presidente y cinco directivas en una industria en pleno proceso de modernización

Las nuevas vocales
de Asemad y su presidente, 
ayer, en Paterna.

Las nuevas vocales de Asemad y su presidente, ayer, en Paterna.

Hay techos fabricados de cristal y barreras talladas en madera. Y solo es cuestión de tiempo que acaben desapareciendo. La Asociación de Empresarios de Carpintería y Afines de la C. Valenciana-Asemad, heredera del Gremi de Fusters-, dio ayer un paso histórico. Por primera vez en su trayectoria, que datan en ocho siglos, desde Jaume I, y con documentación desde 1400, cinco mujeres han entrado en la junta directiva, que ayer se renovó y en la que continuará como presidente Alejandro Bermejo.

«Para nosotras es un acontecimiento. Llevo más de 20 años en el sector y siempre ha habido poca presencia femenina», valora Cristina Pitarch, delegada en València de la firma Mas Madera Valladolid.

El de la carpintería es un sector altamente masculinizado, pero en los últimos años ha ido incorporando a la mujer al mismo tiempo que se modernizaba, digitalizaba y reconvertía esta industria, desde los talleres tradicionales artesanos (casi desaparecidos) a empresas más grandes y exportadoras. Asemad, de hecho, nació en 2001 como continuación del histórico gremio para incorporar también a parqueteros, madereros, fabricantes, instaladores, almacenistas… Desde hace un par de años, además, la entidad ha ampliado su ámbito de influencia desde la provincia de València al conjunto del territorio autonómico.

«En mi familia, mi padre tenía ocho hermanos y solo los hombres estaban en la empresa; las mujeres estaban en casa, y los maridos de estas, en la empresa también. Era un sector solo de hombres, y en nuestro caso, que nos dedicamos a la chapa, más masculino aún. Ahora ver más mujeres en el mismo sector está haciendo que cambie todo. Nos estamos dedicando más a decoración, interiorismo, diseño. Ese mundo es más de mujeres», explica Bárbara Rodríguez, de Sipwood, otra de las nuevas vocales de Asemad.

Alejandro Bermejo, presidente que inicia su segundo mandato al frente de la entidad, sostiene que la introducción de la mujer en puestos de representación es uno de los factores que está acometiendo dentro de su mandato «para modernizar el gremio». Desde esa mirada, «nos encontramos que hay mujeres en el sector y que son primeras espadas en sus negocios, o dueñas o gerentes». «No hemos llamado a las mujeres por ser mujeres sino porque tienen negocios de reconocido prestigio, en expansión, con décadas de trayectoria», añade el presidente.

En efecto, esto no va de cuotas. «Sí veo mucha más representación de la mujer», explica la alicantina Margarita Gomis, gerente de Sido, una firma especializada en estructuras de maderas que montó hace ya dos décadas. «Yo pienso que la mujer tiene que estar por su valía, no para completar una cuota. Eso sería bastante denigrante», apunta.

Entre las nuevas vocales de Asemad, en este sentido, conviven diferentes generaciones y procedencias, varias de ellas herederas de empresas familiares, como Patricia Sancho, de Madersan. «Empezaron los padres y nos estamos incorporando como segunda generación. Es un orgullo formar parte de una asociación de este calibre y ser las primeras», afirma. Comparten, también, una mayor preparación, apunta Ana Ferrero, directora general de Majofesa.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats