Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La C. Valenciana registra en 2020 casi 6.000 pensionistas más pese a la covid

El repunte de prestaciones contributivas en la autonomía hasta 1.005.069 contrasta con la reducción de cotizantes a la Seguridad Social a 1.935.135 personas - El inicio del retiro de los ‘babyboomers’ y las prejubilaciones elevan las clases pasivas

Manifestación de pensionistas celebrada en València en 2019, a su paso por la Plaza del Ayuntamiento. | EDUARDO RIPOLL

Manifestación de pensionistas celebrada en València en 2019, a su paso por la Plaza del Ayuntamiento. | EDUARDO RIPOLL

La Comunitat Valenciana continúa sumando pensionistas pese a la crisis del coronavirus, que se ha cebado en las personas de mayor edad. Así lo constata la última actualización del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, que eleva a 1.005.069 el número de prestaciones contributivas en la autonomía hasta el pasado mes de diciembre, lo que supone casi 6.000 más que un año antes. La incipiente retirada de la vida laboral de la generación baby boomer y el repunte de prejubilaciones durante los últimos ejercicios explican ese aumento de las clases pasivas mientras siguen cayendo las afiliaciones a la Seguridad Social; es decir, trabajadores asalariados y autónomos cuyas cotizaciones sostienen el sistema público de prestaciones. Esa población se situaba en 1.935.135 altas al concluir 2020, unas 16.000 menos en términos interanuales.

En pleno debate sobre el futuro de las pensiones dentro del Pacto de Toledo - los sindicatos rechazan de plano elevar de 25 a 35 años el periodo para calcular la pensión- el ejercicio recién acabado refleja que la relación entre afiliados al sistema y pensionistas no ha dejado de caer, tal como viene ocurriendo desde el año 2007. Según un informe del BBVA, las proyecciones muestran que, hacia 2022, por cada diez personas en edad de trabajar en la Comunitat Valenciana habrá casi seis inactivas, bien por ser menores de 16 años o mayores de 65 años. A mediados de siglo, la tasa de dependencia será prácticamente del 100 %, lo cual implica que cada persona en edad de trabajar sostendrá a una persona inactiva.

La pensión de jubilación (cuya cuantía media se sitúa en 1.045,40 euros mensuales) beneficia ya a 626.720 personas en la Comunitat Valenciana, cifra que representa casi 7.000 pensionistas más que un año antes. Sin embargo, las pensiones de viudedad disminuyen al pasar de 243.294 a 242.933, como también las de orfandad, pues se reducen de 37.032 a 36.967 pensionistas en el caso de las clases pasivas valencianas.

En busca de equilibrio

Otro ratio que muestra la magnitud del reto al que se enfrenta el sistema de prestaciones públicas es el que relaciona el número de afiliados a la Seguridad Social con el número de pensionistas. A finales de 2020 existían en España una media de 1,92 afiliados por cada pensionista (porcentaje similar a la C. Valenciana), una tasa en caída desde 2007, en el que se alcanzaron máximos recientes (2,71 afiliados por pensionista) y camino del mínimo registrado en 1996 cuando se registraron 2,06. Según algunos expertos, el equilibrio en los sistemas de reparto es difícil de sostener cuando la relación entre afiliados y pensionistas es menor a 2.

¿Qué pasará en el futuro? En los próximos años el número de pensionistas por jubilación repuntará considerablemente, al producirse el retiro de la generación del ‘baby boom’. El informe del BBVA sostiene que «son necesarios por tanto nuevos cotizantes mediante políticas que permitan reincorporar al mercado laboral a los muchos parados que generó la crisis reciente y que dejaron de ser contribuyentes en el momento en que agotaron sus prestaciones contributivas». Y a largo plazo parece ineludible abordar planes de fomento de la natalidad, en tasas mínimas que no aseguran el reemplazo generacional.

Compartir el artículo

stats