Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribuna

Los fondos de recuperación

Los fondos de recuperación

Los fondos de recuperación

E l presidente de la Generalitat, Ximo Puig, anunció recientemente la presentación de 20 proyectos tractores, enmarcados en la Estrategia Valenciana para la Recuperación y el plan europeo de ayudas derivado del covid-19, que pretenden captar una cantidad de fondos superior a los 5.000 millones de euros, en forma de subvenciones y financiación en condiciones excelentes. En efecto, el virus no sólo ha atacado a muchos de nuestros amigos y familiares, con consecuencias terribles; también está dañando gravemente nuestra economía, con efectos brutales en términos de endeudamiento y destrucción de empresas y empleo.

Ante esta situación, las ayudas europeas caerán como el maná bíblico, que nos ayudará a sobrevivir al virus y reconstruir nuestra economía y nuestra sociedad, impulsando iniciativas que potencien la transformación digital, la aceleración de la transición ecológica, la resiliencia y la apuesta por la innovación y el conocimiento como verdaderos impulsores del cambio profundo que necesita nuestra economía. La oportunidad que se abre ante nosotros es histórica, pero los riesgos que nos pueden impedir aprovecharla también lo son. De un lado, suscribo totalmente la exigencia europea de destinar los fondos a proyectos innovadores, verdes y digitales, pero la tentación de desviar una parte relevante de estos a actividades con poco impacto en la transformación de nuestra economía es alta. Sería fácil destinar 100.000 millones de euros a obra pública, necesidades no faltan. Lo hemos hecho en el pasado, y dio sus frutos, pero deberíamos evitarlo ahora.

De otro, la coordinación es fundamental. La distribución de fondos entre Ministerios, entre la Administración central y las Autonomías, entre el sector público y el sector privado, o entre pymes y grandes empresas, no puede obedecer a un sistema de reparto de cuotas basado en los equilibrios tradicionales. Se requieren proyectos muy transversales y sólo una visión de conjunto generará el efecto multiplicador que necesitamos.

El Puerto de València participa en distintas iniciativas con alto potencial transformador, incorporando universidades y centros tecnológicos, empresas de transporte, pymes y startups impulsoras de nuevas tecnologías. Hemos apostado por un puerto verde, con nuestro plan Cero emisiones netas en 2030 y un puerto digital, que potenciará la innovación incorporando automatización y robotización, mejor conectividad a través de 5G, y nuevos desarrollos en nuestros sistemas basados en tecnologías de última generación como la inteligencia artificial y el machine learning, entre muchas otras.

Y somos conscientes de que una parte importante de estos fondos serán reembolsables, por lo que es nuestra responsabilidad invertirlos con sensatez y visión estratégica, apostando por un futuro más sostenible para la sociedad que nos acoge.

Compartir el artículo

stats