Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El precio del suelo para chalés se dobla en la C. Valenciana al dispararse la demanda

Una de cada cuatro casas vendidas es un unifamiliar

Chalé con piscina y jardín en Xàbia.

Chalé con piscina y jardín en Xàbia. Levante-EMV

El precio del suelo para construir chalés se ha doblado en las mejores localizaciones de la Comunitat Valenciana al dispararse la demanda. Las parcelas de 800 metros cuadrados cuestan hasta 515.000 euros en Rocafort y la construcción de una vivienda unifamiliar de 250 metros cuadrados vale otros 300.000 euros sin incluir el jardín y la piscina. El director en la Comunitat Valenciana de la consultora CBRE, José Ángel Sospedra, precisa que las parcelas de entre 500 y 600 metros cuadrados de Torre en Conill (Bétera) que antes de la pandemia costaban 150.000 euros ahora se venden por 300.000 euros. Cristina Recasens, directora de Recasens Real Estate, confirma el buen momento de este segmento del mercado inmobiliario impulsado por los meses de encierro. La venta de chalés cerró 2020 en máximos históricos, según el Colegio de Registradores, por la búsqueda de espacios abiertos tras el confinamiento.

Esta situación del mercado la están aprovechando los propietarios que están ofertando terrenos en las zonas más deseadas y más caras. «En Rocafort y Godella empieza a haber oferta de suelo, aunque muy cara. Hasta ahora no había parcelas libres en el mercado. En Rocafort está en venta una parcela de 824 metros cuadrados (en la avenida Blasco Ibáñez) por 515.000 euros. Si quieres un chalé de 400 metros cuadrados vas a tener que invertir otro medio millón de euros», advierte Recasens, que está especializada en el mercado del lujo.

En el centro de La Cañada (Paterna) los suelos también se están recalentando. «Un solar de 1.300 metros cuadrados en la zona más céntrica de La Cañada se oferta por 440.000 euros y en El Plantío (Paterna) un terreno de 700 metros cuadrados cuesta 250.000 euros, luego tienes que construir», subraya Cristina Recasens. La consultora inmobiliaria explica que el metro cuadrado de construcción sale a entre 1.200 y 1.500 metros. «Un chalé mide como mínimo 250 metros cuadrados por lo que solo la construcción cuesta 300.000 euros sin incluir la piscina y el jardín», aclara. José Ángel Sospedra precisa que en una parcela de 600 metros cuadrados es suficiente para construir un chalé de este tipo.

Escasa oferta

Los precios se han duplicado en las mejores zonas de Valencia porque es complicado encontrar parcelas disponibles. «En Torre en Conill un suelo de 1.200 metros cuadrados cuesta 444.000 euros. En las zonas más caras de Torre en Conill o en Rocafort junto a la escuela británica Cambridge College está prácticamente todo vendido», destacan los consultores inmobiliarios.

El perfil de los compradores de este tipo de terrenos es el de familias valencianas con recursos que viven en la capital y quieren ganar espacio. Los vendedores suelen ser personas que «hace muchos años» adquirieron parcelas muy grandes (2.000 metros cuadrados) y ahora venden una parte o propietarios que compraron el terreno con la idea de construirse un chalé y finalmente han desistido, señala la directora de Recasens Real Estate. Para promover un chalé de este tipo es necesario entre un año y medio y dos años.

El Colegio de Registradores de la Propiedad ha constatado la inercia de buscar viviendas en núcleos poblacionales con menor densidad frente a las grandes ciudades. Así, por ejemplo, València pasa de representar el 37,3 % del total de compraventas de la provincia a finales de 2016 a solo un 25,7 % ahora. Esta misma reducción se da en seis de las ocho capitales de provincia españolas con mayor número de habitantes. Las inmobiliarias confirman que al mismo tiempo la venta de viviendas unifamiliares se ha disparado en Bétera, Paiporta, Silla, Torrent y en las poblaciones de la Ribera y la Marina Alta y Baixa. «Cuesta encontrar producto porque la demanda es muy alta», advierten los intermediarios.

Compartir el artículo

stats