Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La industria valenciana recupera el consumo energético previo a la covid

El gasto eléctrico comenzó a caer en febrero de 2020 por el parón de las exportaciones chinas y se acentuó tras el primer estado de alarma

La industria valenciana recupera el consumo energético previo a la covid

La industria valenciana recupera el consumo energético previo a la covid

La industria valenciana ha recuperado los niveles de consumo de electricidad previos a la covid por el repunte de la actividad. El gasto energético comenzó a caer en febrero de 2020 por el parón de las exportaciones chinas de suministros tras el estallido de la pandemia en Wuhan y se desplomó tras el confinamiento general en España el 15 de marzo del año pasado. Un informe de la consultora energética Grupo ASE revela que el consumo siguió cayendo hasta septiembre y a partir de ahí la actividad industrial se recuperó hasta que en enero la situación sanitaria se complicó por la tercera ola. Desde marzo, la actividad y el consumo eléctrico se están recuperando.

El índice del Grupo ASE, que refleja el consumo de más de cuatrocientas empresas, muestra una recuperación especialmente acentuada tras el fin de la tercera ola. El gasto energético en las empresas industriales creció en abril un 2,9 % respecto a marzo, lo que equivale a los niveles de hace catorce meses. Según el Grupo ASE, su índice ha actuado en la última década como un indicador adelantado en comparación con otras variables macroeconómicas puesto que refleja el incremento de pedidos de la industria.

Desde abril de 2019, el indicador venía mostrando un descenso suave del consumo eléctrico por la mejora de la eficiencia energética de las empresas. Sin embargo, «la bajada de febrero de 2020 fue más acusada, coincidiendo con el parón de las exportaciones chinas y su impacto en las cadenas de distribución (de suministros) a nivel mundial», recoge el informe.

En el caso de las pymes industriales, el recorte más pronunciado del consumo eléctrico se produjo en abril y mayo del año pasado en el momento «del confinamiento estricto de la población española y la reducción de la economía a las actividades esenciales». El gasto energético siguió cayendo hasta septiembre (-0,14 %). En octubre comenzó a subir (aumentó un 0,41 %) y a partir de ahí se inició una suave pero persistente tendencia alcista solo interrumpida en los meses de enero (-0,20 %) y febrero (-0,35 %) por la tercera ola de la pandemia que impactó especialmente en la Comunitat Valenciana.

La recuperación de la demanda eléctrica arrancó de nuevo en marzo y se aceleró en abril (2,69 %). «Esta variación mensual resulta especialmente llamativa y contrasta con las caídas del año pasado (un -2,3 % en abril y un -2,11 % en mayo) y está a solo un punto porcentual del registro del índice de marzo de 2020», señala el análisis. 

El precio de la luz está un 54 % por encima de la media de los últimos 5 años

El precio diario del mercado mayorista de la electricidad (pool) se sitúa en lo que va de mayo en 60,78 euros el megavatio hora. Es una cifra un 6,52 % por debajo del cierre de abril, «pero un extraordinario 186 % más que hace un año. Además, es un 54 % superior a la media de los últimos cinco años de un mes de mayo», según recoge la consultora Grupo ASE. Aunque las energías renovables (que rebajan la factura) han ganado peso en el mix eléctrico y en 2021 ya suponen más del 55 % de la generación eléctrica, su intermitencia y la falta de capacidad de almacenamiento se traduce en dependencia de las energías fósiles para asegurar el suministro eléctrico. El encarecimiento del combustible y de los derechos de emisiones de CO2 han elevado el coste de producción de la electricidad desde los 39 euros el megavatio hora de finales de febrero a los más de sesenta euros actuales. 

Compartir el artículo

stats