Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los fletes entre Asia y Europa se multiplican por seis y superan los 12.700 dólares por contenedor

Los precios finales de los productos importados de China como los muebles, los plásticos o la ropa subirán en los próximos meses al dispararse los costes del transporte marítimo desde 2020

Los fletes entre Asia y Europa se multiplican por seis y superan los 12.700 dólares por contenedor

Los precios del transporte marítimo internacional entre Asia y Europa se han puesto por las nubes durante este mes de junio. El informe que acaba de publicar la consultora Alphaliner, de referencia en todo el sector, sitúa en unos 12.700 dólares por contenedor el precio medio que están pagando los operadores del sector exterior para mover mercancías entre el Puerto de Shanghai y los principales emplazamientos de Europa. Esta cantidad supone seis veces más que la pagaba por un contenedor en enero de 2020 (entonces costaba 2.000 dólares).

Esos valores disparatados del negocio marítimo, que también afectan de lleno al movimiento de contenedores entre China y Estados Unidos, han vuelto a crecer al finalizar el primer semestre de 2021 debido a la congestión de buques en recintos del sudeste asiático -como el Puerto de Yantian- por un nuevo brote de coronavirus que ha paralizado o dejado sin apenas actividad de carga y descarga a varias terminales asiáticas. El retraso es de unos 25.000 TEU (unidades de veinte pies) al día; es decir entre 350.000 y 400.000 bloqueados en lo que va de mes. Como resultado de los retrasos y la congestión, las navieras están cancelando o desviando buques de Yantian y otros puertos del sur de China.

La situación del sudeste asiático y la de grandes puertos de Estados Unidos como Los Ángeles, donde cientos de megabuques de contenedores fondeados deben guardar hasta 15 días para poder tener entrada en sus terminales, complica de lleno la delicada situación que atraviesa el transporte marítimo de contenedores y pone contra las cuerdas a las empresas transitarias.

Situación de los cargadores

«El panorama que atraviesa el transporte marítimo de contenedores es extremadamente compleja y en modo alguno favorable para los intereses de las firmas encargadas de aportar la carga a los buques cuando llegan a los puertos», según Agustín Montori, presidente de la Comisión Marítima de la federación de transitarios Feteia-Oltra. Crítico con las navieras y sus armadores, este dirigente patronal advierte del incremento de costes que atraviesan estas mercantiles, a diferencia de los armadores «que poseen los buques y tienen una capacidad financiera bastante superior», puntualiza.

Como los precios de los fletes se disparan por la enorme demanda para transportar mercancía desde Asia, los importadores advierten de que esta situación encarecerá los productos y puede provocar desabastecimientos. Así las cosas, electrodomésticos, productos manufacturados, textiles, ropa, plásticos o juguetes para ir a la playa que se fabrican en China se encarecerán durante los próximos meses, según fuentes de Feteia.

El problema es un fenómeno global y afecta de lleno al sector exportador, clave para el desarrollo de economías como la de la Comunitat Valenciana. Aunque el incremento de los precios del transporte marítimo implica a todos los destinos, donde más se nota es en las líneas que van a Estados Unidos, uno de los primeros clientes de la cerámica de Castelló. La situación de falta de contenedores vacíos ha llevado a firmas cerámicas como Grupo Pamesa a gestionar directamente y «tomar las riendas de la logística del transporte de sus productos». La empresa presidida por Fernando Roig, que vende en 150 países, asegura que firmará acuerdos con transitarias y navieras para seguir abasteciendo las necesidades de sus clientes.

Materias primas

El departamento de internacional de Cámara Valencia publicó ayer un informe en el que destaca el encarecimiento mundial de las materias primeras como consecuencia del tirón de la economía china, lo que se traduce en una elevada demanda de producto. A ello se añade «el fuerte aumento de los fletes marítimos sobre todo en el comercio con Asia así como la escasez de contenedores para el transporte», indica el estudio realizado por la institución cameral presidida por José Vicente Morata.

«Además del crecimiento del comercio asiático, un factor explicativo de esta situación es el oligopolio del transporte marítimo, pues el 50% del comercio marítimo lo realizan cuatro grandes navieras, frente a las cuales el poder de negociación de empresas y transitarias es reducido», indica la entidad al evaluar la situación del sector marítimo.

Buena parte de los expertos apuntan a que esta situación se mantendrá alrededor de un año y medio. Además, destacan que «es imposible que las empresas manufactureras carguen con todo el ajuste que implica el fuerte aumento de costes y las distorsiones en el proceso de producción. El encarecimiento de las materias primas -apunta la Cámara- se trasladará a corto y medio plazo a los precios finales de los productos industriales y a algunos bienes de consumo, un comportamiento que ya se está observando en algunas ramas industriales».

A corto y medio plazo -indica la Cámara- se va a producir un progresivo traslado a los precios finales de los productos industriales y algunos bienes de consumo, comportamiento al alza que ya se observa en los primeros meses de 2021 en ramas industriales como la de productos metálicos, madera y mueble, manufacturas de plástico y la industria química, entre otras. De mantenerse esa situación en la segunda mitad del año, podría «afectar seriamente el proceso de producción» en aquellas ramas industriales donde la escasez de materia prima es más notable. En concreto, PVC, plásticos, aluminio y madera son las materias primas con precios al alza que más afectan a la empresa valenciana.

Según la Cámara, una tercera parte de las empresa encuestadas está sufriendo problemas de precios y abastecimiento de PVC.

Compartir el artículo

stats