Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La rentabilidad del alquiler cae a mínimos por el ‘subidón’ del coste de los pisos en València

Los inversores en vivienda nueva obtienen un 5,2 % de retorno al año si logran arrendar el inmueble

Viviendas en el PAI de Malilla. | GERMÁN CABALLERO

La rentabilidad del alquiler está en mínimos por el ‘subidón’ del precio de los pisos, que recupera trimestre a trimestre el nivel perdido tras el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008. El coste de los pisos nuevos en València es de 2.022 euros de media y el de los de más de cinco años está en 1.580 euros, cifras que no se veían desde de 2011 y que responden a la presión de la demanda, según datos del Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana (Fomento). La situación en el resto de la Comunitat Valenciana es similar. En este contexto, cada vez es menos rentable comprar una vivienda para alquilarla. Los inversores en vivienda nueva obtienen un 5,2 % de rentabilidad al año en la provincia de Valencia si logran arrendar el inmueble y los de pisos de segunda mano un 8 %, según datos de la tasadora Euroval y su Instituto de Análisis Inmobiliario (Instal). Hace dos años, en la provincia de Valencia se obtenía una rentabilidad del 6,4 % por los pisos nuevos y del 9,4 % por los usados.

El informe incide en que es mucho más rentable comprar una vivienda de segunda mano que una de obra nueva. «La razón de esta disparidad tiene que ver con la fórmula con la que se calcula la rentabilidad del alquiler de una vivienda, dividiendo el importe bruto del arrendamiento (la renta mensual multiplicada por doce meses) por el precio de compra. Esto es lo que explica la aparente paradoja de que en muchas ocasiones alquileres altos se correspondan con una baja rentabilidad y que arrendamientos bajos alcancen altas rentabilidades», indica la tasadora.

Para el caso de la vivienda nueva de València, el informe de Euroval toma como referencia un alquiler medio anual de 9.300 euros para un precio medio de la vivienda de 180.908 euros. En cuanto a la usada, el alquiler medio anual es de 9.000 euros y el precio medio de la vivienda de 116.893 euros.

«En un contexto de subidas del coste de la vivienda, es comprensible que los precios del alquiler -que en los años previos se han incrementado más rápido que los de venta- tiendan a desacelerarse, impulsando la compresión de sus rentabilidades. Cabe pensar que, al menos en el corto plazo, los precios de compra sigan subiendo y la rentabilidad del alquiler vaya reduciéndose», apunta la tasadora. En Alicante, la rentabilidad de la vivienda nueva en alquiler cae una décima en 2021 con respecto a 2020 (5,0 % frente a 5,1 %) y cinco décimas en la vivienda usada (6,5% frente a 7,0 %). Por su parte, en Castelló el descenso es también de una décima (5,8 % frente a 5,9 %) en la vivienda nueva y cinco décimas (6,5 % frente a 7,0 %) en la usada.

Los datos del Ministerio de Transporte revelan que la vivienda se ha encarecido un 3,4 % en la C. Valenciana en el último año. Los pisos más caros están en Xàbia (2.136 euros el metro cuadrado) y Benidorm (2.016 euros).

Compartir el artículo

stats