Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ford agita la rivalidad entre Almussafes y Saarlouis en busca de más recortes

La negociación, que debe cerrarse antes del 31 de enero, sigue atascada

Imagen de archivo de uno de los lineales de la planta de montaje de vehículos de la factoría de Ford en Almussafes. | EUROPA PRESS

Que la factoría de Ford en Almussafes está inmersa en una subasta inversa con la de Saarlouis (Alemania) para ver quién ofrece mayores sacrificios a la empresa a cambio de producir algunos de los futuros vehículos eléctricos que lanzará la compañía de Detroit dejó de ser un secreto hace semanas, cuando la dirección española se lo expuso a las claras a los sindicatos valencianos.

Sin embargo, ahora la multinacional ha dado otra vuelta de tuerca para evitar pactos de no agresión entre ambas ubicaciones y seguir agitando la competencia entre ellas en busca de que las propuestas de reducción de costes sean suculentas. Según ha podido saber este diario de fuentes del comité de empresa valenciano, si los recortes que se presenten desde Valencia y Alemania a Ford Europa no contentan a la dirección mundial, la matriz podría llevarse esos nuevos modelos a Estados Unidos, lo que dejaría muy tocadas a ambas factorías.

La cuenta atrás ya está en marcha: los ajustes que se acuerden entre cada fábrica y sus sindicatos deberán estar encima de la mesa de la multinacional antes del 31 de enero y la decisión final sobre las adjudicaciones llegará antes del segundo trimestre de 2022. Según informaron fuentes del comité de empresa a este diario, los directivos estadounidenses «ya admiten abiertamente la lucha entre Almussafes y Saarlouis, pero ahora advierten de que si el ahorro que planteamos no es suficiente se llevarán la producción a Estados Unidos», alertan.

Así, esas fuentes sindicales interpretan que con este órdago «Ford nos está diciendo: ‘estoy dispuesta a invertir en adaptar la planta a nuevos modelos pero, ¿qué me ofrecéis vosotros?’».

Sea como sea, de momento la negociación con Almussafes sigue en punto muerto, especialmente después de que ayer se celebrara sin progresos destacables el séptimo encuentro de la comisión negociadora sobre el futuro de la factoría a largo plazo.

Según aseguró UGT, sindicato mayoritario en la planta, en un comunicado emitido tras la reunión, la multinacional «sigue sin concretar ninguna de las medidas que plantea» para acometer esos recortes salariales y de costes productivos, lo que «impide avanzar en la posibilidad de un acuerdo global», según la organización.

Advertencia sindical

Pese a ser sabedores de la compleja negociación que encaran y sus escasas posibilidades de salir airosos —deben elegir entre asumir recortes o perder contratos—, el comité de empresa ha querido evitar la confrontación en este delicado proceso y apostar por la paz social. Pero ayer lanzaron un aviso: «La empresa deberá abandonar su pretensión de rebajar los salarios para que se pueda avanzar en la negociación», advirtió UGT en el comunicado. Por su parte, STM habló de «confrontación» si la empresa «no cambia de actitud».

Asimismo, el sindicato ugetista informó de que en los últimos días ha intensificado los contactos con las direcciones de Ford en Europa y en Estados Unidos en busca del acuerdo que garantice el futuro de Almussafes. El día 19 de noviembre visitó la factoría el vicepresidente de Ford Europa, Kieran Cahill, mientras que el 6 y 7 de diciembre mantuvieron reuniones telemáticas con el presidente de la firma, Jim Farley.

Compartir el artículo

stats