Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solo el 12 % de los permisos de trabajo a extranjeros son para empleo cualificado

La mayor parte de las autorizaciones se conceden a ocupaciones domésticas, de peón agrario, de camarero y dependiente

Un grupo de inmigrantes trabaja en labores de recolección de cítricos en Castelló . | LEVANTE-EMV

La Comunitat Valenciana -tampoco España- no es tierra de promisión para el empleo cualificado. Apenas un 12 % de los extranjeros que llegan al territorio con una autorización de trabajo lo hace para ocupar en puesto de trabajo de alta calidad. La gran mayoría vienen destinados a trabajar en el servicio doméstico, la limpieza, como camareros o dependientes del comercio, según los últimos datos de la Generalitat, correspondientes a 2020.

En ese ejercicio, caracterizado por la pandemia del coronavirus, a la Comunitat Valenciana llegaron 9.485 personas procedentes del exterior que tenían un permiso de trabajo. La cifra es inferior a los 9.962 de 2019, el año precovid. Por tanto, se puede argumentar que ese descenso está relacionado con las restricciones a la actividad económica, singularmente al turismo, que se produjeron a lo largo de 2020 para luchar contra la pandemia. No obstante, resulta que en el conjunto de España se produjo un significativo incremento en dicha estadíscia, al pasar de los 114.841 de 2019 a los 119.639. Por tanto, el fenómeno atañe más al territorio valenciano, también uno de los más expuestos a la actividad turística. De hecho, la provincia con un peor comportamiento fue también la más relacionada con este sector: Alicante. Esta concentró más de 300 de los 500 permisos de trabajo que perdió la autonomía en un año (de 4.341 a 4.030), mientras que Castelló los aumentó de 748 824 y Valencia los redujo de 4.873 a 4.631.

Alto nivel

Por encima de otras consideraciones, el dato más significativo de esta estadística radica en la baja cualificación de estos trabajadores. En concreto, de los 9.485 que llegaron a la Comunitat Valenciana en 2020, solo 1.154 lo hicieron para ocupar empleos de alto nivel. De ellos, 309 eran directivos y gerentes, 326 a técnico y profesional científico e intelectual, 229 eran trabajadores cualificados de las industrias manufactureras excepto operador de instalaciones y máquinas, 48 trabajadores cualificados en el sector agrícola, ganadero, forestal y pesquero y 239, trabajadores cualificados de la construcción excepto operador de máquina.

En el otro lado de la balanza, los oficios para los que se conceden permisos de trabajo a los extranjeros son en su mayoría los relacionados con los servicios. El primer lugar corresponde a empleado doméstico y otro personal de limpieza, con 2.138. Le siguen, por este orden, los trabajadores de los servicios de restauración (1.013), los peones agrarios, forestales y de pesca (859) y los dependientes de comercios y asimilados (839).

Las cuatro ocupaciones son también las primeras en el conjunto de España, aunque no por el mismo orden: empleado del hogar (35.799), peón agrario (14.209), camarero (9.413) y dependiente (7.193).

España

En 2020, las autorizaciones concedidas en la Comunitat Valenciana representaban el 7,9 % de todas las de España, casi un punto menos que en 2019. Sin embargo, es significativo que ese porcentaje sube al 13,8 % en el caso de directivos y gerentes. También está por encima en trabajadores de la restauración (10,8 %) y empleados de comercio (11,7 %). Por contra, está por debajo (7 %) en trabajadores cualificados de las industrias manufactureras.

Por grandes sectores de actvidad, de los 9.485 permisos dados a extranjeros en la autonomía, 6.158 correspondieron a los servicios (casi dos tercios), mientras que la agricultura se quedó con 310, la construcción con 293 y la industria, con 205. Los restantes 648 pertenecen a actividades no clasificables. Del total, solo 413 vinieron para trabajar por cuenta propia.

Compartir el artículo

stats