Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alza de los precios

La cesta de la compra también sube en prisión: se encarece la alimentación de los reclusos

Instituciones Penitenciarias pagará 92.000 euros más de lo previsto por la crisis, en total 1,24 millones, para la comida durante este año de los internos de los centros penitenciarios de Galicia, incluido el de Pereiro

Acceso al centro penitenciario de Pereiro de Aguiar. IÑAKI OSORIO

En diciembre de 2021, cuando la pandemia asestaba sus últimos golpes a la economía pero aún no se adivinaba el panorama inflacionista que depararían la guerra en Ucrania y la crisis de la energía y los suministros, Instituciones Penitenciarias contrató, en cuatro lotes, la adquisición de materias primas para la alimentación durante 2022 de los internos de los centros penitenciarios gallegos de A Lama, Bonxe, Monterroso, Pereiro de Aguiar y Teixeiro.

Según la última estadística penitenciaria, de mayo de 2022, España tiene 56.105 personas privadas de libertad. En Galicia hay 2.860 reclusos –2.648 son hombres–, de los que algo menos de 300 se encuentran en Pereiro de Aguiar.

El precio total ofertado por las empresas con las propuestas económicas más ventajosas fue de 1,148 millones de euros (sin impuestos). Las nuevas circunstancias económicas, “sobrevenidas e imprevisibles”, obligan a modificar al alza el gasto, “para responder a la crisis actual de suministro de materias primas”, dice la administración.

La administración alude al “incremento exponencial” del precio de los combustibles, el gas, la electricidad, el transporte internacional marítimo –en contenedores– y también de las materias primas, a causa de la guerra

decoration

En un documento de fecha 14 de junio, firmado por Ángel Luis Ortiz, secretario general de Instituciones Penitenciarias y presidente de la entidad estatal de Trabajo Penitenciario y Formación para el Empleo, se detalla la subida: 91.971,07 euros, IVA no incluido.

Por lo tanto, la cifra final de gasto para la alimentación de los presos de Galicia en 2022 será de más de 1,24 millones, más impuestos.

Durante la ejecución de los contratos, justifica Instituciones Penitenciarias, “se han producido circunstancias excepcionales y totalmente imprevisibles en el momento de la aprobación del expediente de contratación para el suministro de materias primas para la alimentación”.

La administración alude al “incremento exponencial” del precio de los combustibles, el gas, la electricidad, el transporte internacional marítimo –en contenedores– y también de las materias primas, a causa de la guerra.

Vista del exterior desde un módulo del centro penitenciario de Pereiro. IÑAKI OSORIO

La entidad ha constatado unos “incrementos anormales tanto en energía, combustibles, transportes y materias primas, derivados del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania”. El coste de determinados lotes de productos se ha visto afectado “de manera especial”.

La administración penitenciaria detalla cuáles: aves –pollo, gallina y pavo–, carnes –añojo, chuleta cerdo, cinta de lomo, costillas carnudas, magreta adobada y salchicha fresca–, precocinados –alaskitos, albóndigas, calamares, croquetas, escalopines, hamburguesas, patata prefrita, tortilla francesa y de patatas–, leche, pescado congelado –anilla de calamar, bacalao, cazón, emperador, merluza, platija, salmón y tintorera–, y las conservas (atún en aceite, en escabeche, caballa en aceite, pisto, fritada, salchichas y tomate frito).

“A la vista de las nuevas circunstancias existentes y para hacer viable la ejecución de los contratos hasta su término, es necesario realizar una adecuación de los precios por unidad de los productos”, razona Ángel Luis Ortiz.

"Las modificaciones de los contratos son las estrictamente indispensables para responder a la crisis actual de suministro de materias primas”

decoration

Trabajo Penitenciario propone un incremento inferior al 10% del precio de adjudicación, sin alcanzar en ningún caso el precio de licitación del contrato. Para la revisión del gasto, Instituciones Penitenciarias ha tenido en cuenta el precio actual del producto indicado en la página del Ministerio de Agricultura, Pesca, y Alimentación, el consumo del producto en los menús aprobados en cada centro, el precio en los contratos locales, la composición del artículo y que la variación garantice el suministro hasta el 31 de diciembre.

El secretario general concluye que “queda acreditado que las modificaciones de los contratos son las estrictamente indispensables para responder a la crisis actual de suministro de materias primas”.

“En caso de una nueva licitación, los precios estarían por encima de la modificación”

Además, “se ha abordado la adecuación del precio de una serie mínima de productos dentro de cada expediente y lote, para así garantizar el suministro por el tiempo que resta de ejecución de estos contratos, quedando en todo caso el precio de cada artículo por debajo del precio actual de mercado, de tal manera que la modificación no supone un beneficio para los adjudicatarios. La ejecución del contrato seguiría siendo desfavorable para estos, aunque no totalmente insoportable”, expone el secretario general.

“En caso de una nueva licitación, los precios estarían por encima de la modificación”, precisa. De hecho, en el estudio de precios de los artículos para los suministros de alimentación para el año 2023, todos tienen un coste superior a la que aplica esta revisión del gasto.

Vista del complejo penitenciario de Pereiro. BRAIS LORENZO

"Ni la más diligente de las administraciones hubiera podido prever una inflación como la existente"

Para poder mantener el suministro en las prisiones –en el conjunto de España son casi 50 millones de raciones anuales–, “resulta necesario una actuación de la administración que asegure la conservación del equilibrio de los contratos celebrados para el suministro de materias primas para la alimentación de los internos de los centros penitenciarios, a la luz de la nueva realidad con la que nos encontramos. Ni la más diligente de las administraciones hubiera podido prever una inflación como la existente, ni mucho menos una situación de guerra en territorio europeo”, subraya Ortiz.

"Los precios de mercado actual son sustancialmente más elevados que los propuestos"

decoration

Las adecuaciones propuestas del gasto “son las estrictamente indispensables para responder a la causa objetiva que las hace necesarias”. Solo se aborda un número limitado de artículos dentro de cada lote para garantizar la ejecución del contrato hasta su finalización al cierre de este año.

Instituciones Penitenciarias considera que “un cambio de contratista generaría un aumento sustancial de costes para el órgano de contratación, porque en todos los casos los precios de mercado actual son sustancialmente más elevados que los propuestos y las modificaciones son inferiores al 50 por ciento del precio inicial de los contratos, IVA excluido”.

El gasto en comida por interno, 3,81 euros/día en prisiones como Pereiro

Una resolución de 9 de abril de 2021, de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, actualizaba las consignaciones económicas para la alimentación de los internos, modificando la referencia anterior, de 2019. En los últimos meses la inflación ha alterado con creces el contexto de costes, pero el baremo de 2021 no se ha actualizado por ahora.

Centro penitenciario de Pereiro. BRAIS LORENZO

El Reglamento Penitenciario establece la obligación de que en todas las prisiones se proporcione a los internos una alimentación convenientemente preparada, que debe responder a las exigencias dietéticas de la población penitenciaria y a las especificidades de edad, salud, trabajo, clima, costumbres y, en la medida de lo posible, convicciones personales y religiosas.

La norma también señala que cada año deben fijarse los valores de las raciones alimenticias por día y plaza de interno, distinguiendo entre internos sanos, jóvenes y también los que se encuentran en enfermería.

Los valores unitarios por interno para calcular la dotación económica destinada a alimentación en las prisiones son de 3,81 euros por día y plaza en cárceles como Pereiro, de 200 a 500 reclusos.

Compartir el artículo

stats