Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Proyecto de descarbonización

Maroto ofrece apoyo financiero al plan de hidrógeno para Arcelor, que creará unos 500 nuevos empleos

La Ministra media entre siderúrgica y sindicatos para desbloquear un plan de descarbonización que "mantendrá producción y puestos de trabajo"

Por la derecha, José Manuel Arias y Reyes Maroto, durante la reunión entre el Ministerio, Arcelor y los sindicatos. LNE

El Ministerio de Industria se ha puesto manos a la obra para engrasar el proyecto de descarbonización de las plantas asturianas de ArcelorMittal. Con las negociaciones enquistadas entre la compañía siderúrgica y los sindicatos, el Gobierno convocó a las dos partes para tratar de cerrar el acuerdo de ajuste de personal que requiere el plan de la multinacional. Según los cálculos de la empresa, solo en Asturias, el recorte de plantilla alcanzará los 960 empleados. El objetivo del Gobierno es minimizar ese impacto sobre el mercado laboral asturiano y, para ello, confía en el plan de hidrógeno verde que impulsa la compañía a través del consorcio HyDeal al que, ahora, ofrece apoyo financiero y regulatorio. Según el Ministerio de Industria, las infraestructuras y plantas necesarias para llevar a cabo el abastecimiento de hidrógeno a la gran industria asturiana "permitirá convertir a la Cornisa Cantábrica en el hub de hidrógeno verde más importante del mundo" y podrían crear por sí mismas al menos 500 nuevos empleos.

"El acompañamiento en la materialización de estos proyectos, tanto desde el punto de vista regulatorio como desde el financiero, es una prioridad para el Gobierno de España", apuntó ayer la ministra de Industria, Reyes Maroto, tras la reunión que mantuvo con representantes del grupo ArcelorMittal –encabezados por su máximo responsable en España, el asturiano José Manuel Arias– y las federaciones sindicales UGT FICA y CC OO Industria para hacer un seguimiento del plan industrial de la compañía en España. En la reunión, Maroto insistió en que "el Gobierno está apoyando la descarbonización de las plantas de ArcelorMittal con el objetivo de mejorar su competitividad y ser referentes a nivel global, un proceso que permitirá mantener las capacidades productivas y el empleo". El plan descarbonización de Arcelor conllevaba inicialmente una inversión estimada de 1.000 millones de euros, de los cuales el Gobierno aportaría el 50% con cargo a los fondos Next Generation. Dicho proyecto de inversiones contempla un nuevo horno eléctrico en la planta de Gijón –que cuenta ya con la financiación pública necesaria para su implantación–, una planta de reducción directa del mineral de hierro (DRI) con hidrógeno verde en esa misma instalación y la posibilidad de un nuevo horno eléctrico en Avilés.

La compañía tiene pendiente la aprobación de su plan de inversión dentro del grupo. La dirección de la multinacional le exige a su filial española que alcance un acuerdo con la plantilla para organizar las salidas de personal antes de someter sus proyectos al escrutinio de Luxemburgo. Esas negociaciones acumulan retrasos y, según fuentes sindicales, no se aprecian avances. Ahora, el Ministerio ha puesto fechas: antes de que termine el mes tiene que haber creada una mesa de trabajo con representación gubernamental para cerrar el ajuste de plantilla.

El Gobierno destacó ayer que mantiene el compromiso político de apoyar con la mayor intensidad posible, dentro de la normativa en materia de ayudas de estado y las disponibilidades presupuestarias, las inversiones que ArcelorMittal apruebe para sus plantas en España, tal y como se acordó en la reunión que la Ministra Maroto mantuvo con el CEO de la empresa, Adittya Mittal en la cumbre de Davos del pasado mes de mayo.

Compartir el artículo

stats