Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las tiendas ‘fantasma’ que compiten con los súper frenan su expansión

Getir y Gorillas cierran supermercados ciegos, y GoPuff se va de España por el colapso del modelo de negocio que desafiaba a Mercadona o Consum

Un repatidor de Getir en la plaza de la Virgen de València Levante-EMV

Las tiendas ‘fantasma’ que compiten con los supermercados tradicionales con entregas ultrarrápidas han frenado su expansión un año después de desembarcar en València y en las principales ciudades españolas. Getir y Gorillas están cerrando supermercados ciegos, y Gopuff deja España y prepara el despido de cerca de doscientos trabajadores ante el colapso del modelo de negocio que desafiaba a firmas del sector como Mercadona o Consum con entregas a domicilio en diez minutos a bajo precio. En el frenazo de los llamados ‘supermercados ciegos’ ha coincidido la crisis de financiación de las empresas tecnológicas tras la retirada de los grandes fondos de capital riesgo y la cultura española de realizar las compras de alimentación en tiendas físicas. Getir y Gorillas han asegurado a sus trabajadores en València que los centros que han cerrado «han entrado en hibernación» ante la bajada del consumo en las grandes ciudades.

En València operan en el segmento de las entregas ultrarrápidas Gorillas, Getir y Glovo. La pionera en la capital del Túria fue Gorillas y ha sido la primera en retroceder. La compañía alemana anunció en mayo su retirada de cuatro mercados europeos entre los que se encontraba España. Gorillas aseguró que se iba a centrar en alcanzar la rentabilidad en sus cinco mercados clave de donde proceden el 90 % de sus ingresos: Alemania, Francia, Reino Unido, Holanda y Estados Unidos. La firma, según explican los trabajadores, ha cerrado uno de los tres almacenes con los que operaba en València y los otros dos (ubicados en las zonas de Mestalla y Russafa) funcionan «bajo mínimos». Un exempleado aseguró ayer a Levante-EMV que cada vez tenían menos pedidos. «En mi almacén llegamos a tener 250 pedidos al día, pero fueron cayendo a mínimos. Nos fue bastante bien hasta la entrada de Getir en València (en noviembre de 2021). Llegaron con una inversión muy fuerte y muchas ofertas. En invierno ya cayeron los pedidos», lamentó. La misma fuente añadió que es un modelo de negocio abocado al fracaso desde el inicio porque a los españoles les gusta ir a los supermercados.

Getir consideraba a València como uno de los mercados regionales clave. A través de la aplicación de la firma, los consumidores tienen acceso a unos 2.000 productos, como aperitivos, refrescos, carne, pescado, alcohol, fruta, verdura o pan. La tarifa varía en función de la demanda (aunque el coste es muy bajo) y el límite del pedido es lo que pueda llevar de forma segura el repartidor (que se mueve en bici o en moto eléctrica).

Clausuras temporales

Un trabajador de Getir en València explicó que la empresa también ha cerrado almacenes ciegos, aunque les han asegurado que son «clausuras temporales» por la bajada de la demanda en verano. La versión oficial de la compañía es la misma, aunque elude concretar el número de cierres.

Getir confirmó a finales de mayo que iba hacer un recorte a nivel global del 14 % de su plantilla y que retrasaba su expansión como empresa. En marzo de este año la empresa (de origen turco) logró una valoración de 10.676 millones de euros tras haber recibido una inyección de capital de 694 millones de euros en una ronda de financiación liderada por el fondo soberano de Abu Dabi, Mubadala, y la entrada de Abu Dhabi Growth Fund, Alpha Wabe Global, Sequoia Capital y Tiger Global. Con la inversión planeaba acelerar la expansión, movimiento que ha frenado en seco.

La última empresa de entrega ultrarrápida que desinvierte en España es la estadounidense GoPuff. La firma tecnológica, que no operaba en València, acaba de comunicar 186 despidos y el cierre de los cinco supermercados ‘fantasma’ que tiene en Madrid. La compañía comenzó a operar en España en febrero tras la compra de la empresa Dija a finales de 2021.

El colapso de las empresas tecnológicas de reparto de alimentos del supermercado de forma ultrarrápida llega tras el desplome de la inversión de capital riesgo en startups ante la incertidumbre económica.

El especialista en inversión en startups y director del fondo Draper B1, Enrique Penichet, explicó a este periódico que en Estados Unidos está cayendo la inversión en empresas emergentes tras la apuesta de la reserva federal de EE UU (Fed) por subir los tipos de interés. La decisión provocó el desplome en bolsa de las empresas tecnológicas y ha ahuyentado a los inversores institucionales.

Compartir el artículo

stats