Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opinión | Planteamientos

Digitalización de la industria 4.0

La industria 4.0 es un concepto relativamente reciente y en muchos casos desconocido por las empresas, especialmente para las pequeñas y medianas, que, en general, carecen de los recursos y el tiempo necesarios para informarse sobre aquello que no tenga un efecto inmediato en su cuenta de resultados.

El término industria 4.0 se refiere a la cuarta revolución industrial, impulsada por la transformación digital y significa un salto cualitativo en la organización y gestión de la cadena de valor del sector. La primera revolución industrial vino marcada por el paso de la producción artesanal al desarrollo de la maquinaria y la fabricación en mayor escala. La segunda, por la utilización de la energía eléctrica y la producción masiva de las cadenas de montaje. La tercera, por la automatización de la fabricación y la informatización de las empresas industriales. Y esta cuarta revolución consiste en la introducción de las tecnologías digitales en la industria.

La digitalización constituye un nuevo camino industrial y una oportunidad clave para la mejora de la competitividad de la industria española, en un mercado cada vez más global. Se corre el riesgo de que España y sus empresas, pudieran quedar rezagadas, si no son capaces de llevar a cabo iniciativas, no solo de utilización, sino también, de desarrollo del sector industrial.

Proceso, producto y modelo de negocio son tres ejes sobre los que las empresas ya trabajaban antes para lograr mejoras e innovaciones en los mismos, pero la industria 4.0 va más allá en la optimización de los existentes para generar cambios más radicales, permitiendo crear nuevos servicios, productos, procesos y modelos de negocio, gracias al seguimiento de los indicadores que permiten la toma de decisiones con mayor información en tiempo real.

Esta cuarta revolución industrial, consiste en la introducción de tecnologías habilitadoras digitales en la industria de modo que, dispositivos y sistemas puedan colaborar entre ellos,

El modelo español de «Industria Conectada 4.0» persigue tres objetivos concretos. Primero incrementar el valor añadido y el empleo cualificado en el sector industrial. Segundo, favorecer el modelo industrial de futuro para la industria española con el fin de potenciar los sectores industriales y aumentar su potencial de crecimiento, desarrollando a su vez la oferta local de soluciones digitales. Y en tercer lugar, desarrollar palancas competitivas diferenciales para favorecer la industria española e impulsar sus exportaciones.

España se encuentra hoy en un momento de oportunidad, ya que, para que la recuperación económica se consolide, se tiene que impulsar la industria. Pero será fundamental crear entornos de trabajo que faciliten la colaboración entre empresas industriales y tecnológicas, universidades, centros de investigación, etc.; con el fin de facilitar el desarrollo de soluciones adaptadas a las necesidades del sector industrial.

Compartir el artículo

stats