Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Furgonetas ‘tuneadas’ para ser autocaravanas

La firma camper valència se dedica desde 2015 a reconvertir este tipo de automóviles. Una tendencia en auge con la pandemia.

15

Furgonetas ‘tuneadas’ para ser autocaravanas

Se puede acceder con ellas al centro de las ciudades, incluso se puede aparcar en esas zonas para dormir, permiten circular a mayor velocidad y encima te las dotas y decoras según tu particular gusto. Y posibilidades. Es una tendencia en el mundo del caravaning, que está viviendo nuevos bríos en estos tiempos de pandemia de coronavirus. Camper València es una empresa con poco más de un lustro de vida que se dedica desde su nacimiento en 2015 precisamente a ‘tunear’furgonetas y reconvertirlas en autocaravanas.

La firma, según su propietario, David Chacón, nació en realidad como un ‘hobby’: «Tenía una furgo y la transformé en una autocaravana. Venía cerrada de serie y le abrí ventanas en los laterales, le puse una claraboya en el techo, placas solares y mobiliario, además de un sistema tanto para aguas limpias como sucias. Luego la homologué en la ITV», la Inspección Técnica de Vehículos. La fórmula caló en una parte del vecindario: «A gente conocida les gustó la idea y me pidieron un trabajo similar». Así nació la firma, que inició su andadura en un bajo en Benimàmet. En ese barrio de València continúa, aunque en este tiempo ha ampliado el local. Ahora tiene dos trabajadores, con el propósito de incorporar uno más en 2022. La facturación ascendió a 350.000 euros el año pasado y el presente espera cerrarlo con un incremento del 10 %.

Chacón, que también tiene vehículos de estas características para alquilar, menciona dos modelos básicos para tunear: Uno sería el tipo de una Volkswagen pequeña, el otro, el de una Ford Transit. Según el formato, se pueden incorporar más elementos y, según el cliente, hacerla más o menos lujosa. El empresario dice que «tenemos algunas básicas y otras con mejoras de mayor calado, como cuarto de baño o asientos de la cabina giratorios para permitir habilitar una zona de salón/comedor». Chacón asegura que no hay diferencias de precio «sustanciales» entre una furgoneta ‘tuneada’ y una autocaravana de serie. Esta última se encuentra por encima de los 70.000 euros, mientras que la primera se puede adquirir en un concesionario por unos 45.000 euros, pero los trabajos para adaptarla pueden costar, en el caso de Camper València, entre 18.000 y 26.000 euros.

Hay diferencias entre los dos modelos citados, como explica el empresario. Y es que «las furgonetas pequeñas tipo Volkswagen están homologadas como turismos y, por tanto, puedes aparcar donde quieras, circular por autovía a 120 kilómetros por hora y, a partir del décimo aniversario, pasan la ITV una vez al año. Los modelos tipo Ford Transit y similares «son más grandes y se homologan como furgón vivienda, no puedes ir a más de 90 km, tienes más problemas para aparcar y la ITV la pasas cada seis meses al llegar a los diez años».

David Chacón asegura que los compradores de este producto son gente en la treintena, por un lado, y, por otro, jubilados que quieren viajar de una manera diferente. El dueño de Camper València afirma que la crisis del coronavirus ha impulsado los encargos para ‘tunear’ furgonetas. Se trata de personas que prefieren ir por libre y evitar lugares cerrados como hoteles. La empresa lo ha notado sobre todo en el alquiler: «Este verano hemos probado en Ibiza y nos ha ido bien». Los encargos han aumentado, pero Chacón añade que la firma no está siendo ajena a la crisis de suministros que afecta al automóvil en particular y a buena parte de la industria en general. La peor consecuencia es la demora en la conversión a autocaravanas, en la que la compañía invierte aproximadamente un mes y medio de tiempo. De momento, ya ha homologado una treintena.

Compartir el artículo

stats