Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A dos días del debate en el Congreso

El PSOE da por hecho que salvará la reforma laboral con Cs y los partidos pequeños

La presión sobre ERC y PNV sube, aunque el Gobierno rebaña todos los votos posibles. También sondea a Pablo Cambronero, ex de Cs hoy en el Mixto. Los socialistas dan por hecho que PDECat y UPN ayudarán al Ejecutivo

Congreso de los Diputados.

Más País-Equo y Compromís apoyarán la reforma laboral. Ya está confirmado. Los dos partidos suman tres votos. Fundamentales, a estas alturas. Tanto, que ya el Ejecutivo de coalición de PSOE y Unidas Podemos está próximo a salvar el texto. Por los pelos, eso sí, si ERC y PNV, partidos a los que sigue presionando y con los que sigue negociando, se mantienen en el no. Está a cuatro votos tan solo, porque faltan por resolverse dos incógnitas: qué harán PDECat, con cuatro diputados, y Unión del Pueblo Navarro, con dos.  Si los primeros votan sí, como esperan los socialistas, y los regionalistas navarros se abstienen, el Gobierno sacaría adelante el decreto ley. Con una mayoría alternativa y con el auxilio imprescindible de Ciudadanos, que desdeñan los morados. El portavoz socialista, Héctor Gómez, dio por hecho este martes esa cuenta, por lo que el texto tendría garantizados los apoyos necesarios para no naufragar, una seguridad que luego matizó la ministra portavoz, Isabel Rodríguez y el propio presidente, Pedro Sánchez, antes de partir para Dubái.

El marcador a estas horas, pues, es de 170 votos a favor asegurados, por 173 en contra. El decreto ley necesita de la mayoría simple (más síes que noes) para ser convalidado por el Congreso el próximo jueves, 3 de febrero. Es decir, que al Gobierno le basta, sobre el papel, con sumar 174 respaldos y, al menos, dos abstenciones. De ahí que solo le vale que los posconvergentes se sitúen en el sí, y una vez amarrados esos cuatro escaños, bastaría con que los dos parlamentarios de UPN se abstuvieran.

Ese marcador puede ser más favorable para el bipartito si Pablo Cambronero, diputado díscolo de Cs que se marchó al Mixto, pasara del no, con el que se cuenta, a la abstención o al sí. El PSOE da por hecho ya que PDECat ratificará su respaldo y que UPN facilitará la convalidación. "Consideramos que se dan las condiciones para aprobar el decreto. Hemos hablado con todos los grupos parlamentarios y somos optimistas en cuanto a la convalidación", afirmó Héctor Gómez, sin desvelar los apoyos y sin concretar qué harán PDECat y UPN, informa Pilar Santos.

Sánchez también implicado

Más cauto fueron el presidente y la ministra portavoz. Sánchez, en una conversación informal con periodistas antes de volar hacia Emiratos Árabes Unidos, sostuvo que el Ejecutivo seguirá negociando "hasta el último momento". Explicó que llevan el peso del diálogo el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, y la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, negociación a la que ahora se ha sumado él mismo. El líder socialista aseguró a la prensa que no cree que la legislatura quede afectada si ERC y PNV se mantienen en el no, informa EFE. En el avión le acompaña el jefe de la CEOE, Antonio Garamendi.

"Trabajaremos hasta el final para conseguir el máximo de los apoyos", señaló Isabel Rodríguez tras el Consejo de Ministros, sin dar por hecho ninguna cuenta. A su lado estaba la titular de Derechos Sociales y líder de Podemos, Ione Belarra. Ella insistió en que "bajo el liderazgo" de Díaz el Gobierno está trabajando para recabar todos los apoyos. Preguntada si sería un fracaso que la reforma prosperase sin los socios habituales, rechazó hacer "política ficción" y recordó que en los dos años que su formación lleva en el Gabinete se han hecho realidad cuestiones que parecían "imposibles", como la ley de vivienda a la que este martes dio luz verde el Consejo. "En momentos delicados como este es fundamental la discreción dejar trabajar a los equipos y es lo que estamos haciendo para proteger esa negociación y que el jueves podamos tener buenas noticias", remachó. La fórmula de apoyos que busca la vicepresidenta (la vía con los socios de investidura) "ha quedado meridianamente clara", concluyó, dejando ver que la salida con Cs no satisface a los morados.

Un "avance"

Más País-Equo (dos parlamentarios) y Compromís (1), aliados electorales, comparecieron juntos este martes en el Congreso para confirmar que votarán a favor de la reforma laboral. Inés Sabanés y Joan Baldoví (el líder de la formación ecosocialista, Íñigo Errejón, está confinado por covid) alegaron que el texto es un “avance” importante en la recuperación de los derechos de los trabajadores, y al tratarse de un paso adelante sienten la necesidad de apoyarlo. 

Las dos formaciones tenían claro “desde el primer momento”, según indicaban fuentes próximas a Errejón, que el PSOE no iba a ceder en su propósito de no cambiar una coma del texto acordado con patronal y sindicatos, y se centraron en cerrar más avances fuera del decreto. Así, Más País y Compromís han acordado con el Ministerio de Trabajo un plan de choque contra la temporalidad y las jornadas abusivas, especialmente en mujeres, y la incorporación en el departamento que dirige Yolanda Díaz una “línea de trabajo de salud mental y precariedad”.

“La reforma laboral es un avance que recupera derechos para los trabajadores, reducirá la temporalidad y fortalece la negociación colectiva. Vamos a apoyar ese avance pese a que no es la reforma laboral que habríamos hecho y tampoco la derogación que el propio Gobierno prometió”, tuiteó Errejón, deslizando ese pequeño toque a Díaz y a Unidas Podemos, que batallaron para que el Gobierno asumiera la palabra “derogación”, de la que recelaban los socialistas. 

Horas de infarto

PSOE (120) y Unidas Podemos (34) suman 154 escaños, uno menos porque la vacante de Alberto Rodríguez, condenado por el Supremo, no se ha cubierto. A ellos habría que sumar Ciudadanos (9) y el resto de pequeños partidos que ya anunciaron su sí: Coalición Canaria (1), Nueva Canarias (1) y Partido Regionalista de Cantabria (1). Teruel Existe (1) consolidó el lunes por la noche su voto a favor. 167 votos, más los tres que proporcionan Más País y Compromís alcanzan los 170 respaldos. 

En el lado del no, se sitúan PP-Foro (89), Vox (52), Bildu (5), Junts (4), CUP (2) y BNG (1). En el rechazo hay que alinear, por ahora, a ERC (13) y PNV (6), aunque el Gobierno no pierde la esperanza con ninguno de ellos. Faltaría, para llegar a 173 diputados, que se confirme el no de Pablo Cambronero. Los socialistas le adelantaron que le llamarían, aunque él por ahora se inclina por el voto en contra, informa Paloma Esteban. 

Si Cambronero se moviera hacia la abstención o el sí (en este último caso, como sus excompañeros de Cs), el Gobierno tendría una posición algo más desahogada. La cuenta de noes llegaría hasta los 172 máximos, por lo que tendría un colchón de mínimo dos más a favor. Es decir, que el Gobierno puede disponer de 174 síes mínimos y dos abstenciones o hasta un máximo de 177 respaldos. Todo dependerá de los últimos movimientos y de que ERC y PNV ratifiquen su no.

Nada está dicho definitivamente. Quedan días, horas, de infarto.

Compartir el artículo

stats