SIGUE LOS CONTENIDOS DE FALLAS LEVANTE EN INSTAGRAM PINCHANDO ESTE ENLACE

La Sección Especial es el gran atractivo de la fiesta fallera. Es, elevado a su máxima expresión, el elemento distintivo de esta fiesta respecto a otras. Nueve comisiones conforman la máxima categoría en los últimos años de una forma más o menos consolidada. Y, a lo largo de décadas y generaciones, son protagonistas de toda suerte de acontecimientos. De cada una se podrían escribir mil episodios. Pero, para mostrar que no todo estaba inventado, aquí va uno por cabeza. O por cadafal.

NA JORDANA

Se plantaba (y se quemaba) en un palmo de terreno

Tienen claro donde encontrar la falla de Na Jordana ¿verdad? Será porque han pasado ya 37 años que se mudaron de casa.

Anteriormente se plantaba en la «plaza», por llamarlo de alguna manera, donde se unen las calles Salvador Giner, Na Jordana y Alta. A esa intersección lo llaman «plaza». En su momento tuvo el nombre de Centenar de la Ploma y ahora está dedicada a Pere Borrego Galindo, el histórico presidente de la comisión. Compone una de las imágenes más llamativas de la historia de la fiesta: la falla, ya por entonces de grandes dimensiones, emergiendo entre calles imposibles. Tanto, que fue la «cremà» de 1982 la que llevó a las autoridades a forzar el cambio a la replaza actual, la del Portal Nou.

En aquella ocasión, la cabeza de la Virtud, que remataba el monumento –ganador del primer premio de Especial‑ se precipitó sobre un comercio esquinero. No hubo incendio, pero sí susto.

Lo curioso del caso es que la actual plaza estuvo maldita en sus inicios: en el año 1958 ya se tuvo que plantar allí y una parte de los elementos decorativos se fueron al suelo. Y en 1983, cuando iba a ser el emplazamiento definitivo, el remate de la falla de Manolo Martín (padre) se hizo añicos y hubo que componer una figura sustituta. Desde entonces ya se ha instalado la normalidad y con ella, una cita obligada y, todo sea dicho, más adaptada a la realidad de la fiesta. Ahora sería, literalmente, imposible.

Falla Na Jordana de 1982, la última que se plantó en la placita. Archivo Na Jordana

CONVENTO JERUSALÉN-MATEMÁTICO MARZAL

¿15 o 16 victorias?

Hay una pugna muy interesante por saber cual es la comisión que más veces ha sido la mejor falla de València. Se suele medir con los primeros premios de la Sección Especial. Actualmente, el Pilar tiene 16 y Convento tiene 15.

Pero, ojo, Convento también cuenta como tal la falla plantada en 1913 «Dante i Virgili davant l’infern» que se plantó exactamente en la misma demarcación que ahora. Si contárase ésta en la clasificación general, el duelo estaría igualado a 16, pero también respiraría por el cogote el Mercado Central, que sumaría 13 premios de Especial y 2 de mejor falla de la ciudad, para un total de 15, todo en un pañuelo.

Convento, eso sí, es la demarcación que más primeros premios en general ha obtenido, puesto que hay que añadir tres más en la categoría de plata y uno en la de bronce. 

Falla Convento de 1913, ganadora no de Especial, sino de la categoría única de la ciudad.

PLAZA DEL PILAR

Un paso atrás, sesenta adelante

La del Pilar es la única de las tres «grandes» (Pilar, Na Jordana, Convento) que dio un paso atrás para dar el salto definitivo. Dicho de otra forma, la única que abandonó la Especial antes de quedarse definitivamente.

Apareció en la categoría lo que entendemos actualmente como falla Plaza del Pilar, (tras apenas unos pocos años previos como comisión restaurada), el año 1959, con un proyecto de Pascual Gimeno, cuarto premio.

Pero al año siguiente bajaron a la primera categoría. El grupo de falleros, encabezados por el que sería histórico presidente Víctor Monzón, hizo célebre la expresión «A formar el d’Especial», en sentido de que debían estar todos preparados para ir a la cárcel por meterse en tan ambiciosa empresa. Pero lo hicieron y llevan ya 60 consecutivas y sin señal de que vayan a abandonar a larguísimo plazo.

Primera falla del Pilar en Especial, de 1959. Archivo Falla Pilar

MONESTIR DE POBLET-APARICIO ALBIÑANA

Veni, vidi, vici

L’Antiga de Campanar es un caso no único, pero si insólito en la Sección Especial. Veni, vidi, vici.

Tras dos años, uno bueno y otro menos bueno, en Primera A, decidieron dar el salto a la Especial en el año 1989. ¿Se conformaron con una toma de contacto con la categoría? No: ¡ganaron el primer premio!. Con la «Eroticrónica» de Ramón Espinosa, una falla que se ha convertido en icónica, reforzada por la reciente biografía de su artista, Ramón Espinosa, a cargo de Gustavo Clemente.

Un hito que ninguna de las actuales participantes puede presumir. Porque los únicos antecedentes (llegar y ganar en el debut de Especial) los tienen Barcas-Pascual y Genis (porque fue en 1942, el primer año de creación de la categoría y alguien tenía que ser el primero), Merced, Nou Campanar y el caso más raro: Visitación-Orihuela: llegar, plantar, ganar y marcharse. L'Antiga sigue. Y cada vez más fuerte.

L'Antiga de 1989, debut y victoria en Especial Archivo Museo Fallero

CUBA-LITERATO AZORÍN

Premio a la constancia

Justo lo contrario que l'Antiga. La comisión ruzafeña tardó mucho en conseguir un primer premio, ese aún reciente del año 2016. Antes había participado ya en catorce ocasiones.

Pero aún es más curioso otro dato: hasta que llegó ese momento, y después de haber plantado 60 fallas en su historia, ¡nunca habían ganado un primer premio! Ni siquiera cuando brujuleaban por secciones más modestas o mucho más modestas. Si ganamos, ganamos de verdad. El premio a la constancia.

Falla Cuba-Literato Azorín de 2016, ganadora del primer premio

SUECA-LITERATO AZORÍN

Primero se hizo la luz

Cocinero antes que fraile. El proceso de la comisión ruzafeña con sus dos grandes propuestas fueron a contraestilo: primero la actividad y luego el monumento. El virtuosismo de la comisión en calles iluminadas ya había sido notable en años anteriores, pero es en 1993, cuando verdaderamente cogen la seguida.

Tras varios años siendo referencial (cuando las calles iluminadas aún no habían alcanzado el rango de espectáculo de locura) y tras subir peldaños en el escalafón, plantaron por primera vez en 1996 y desde entonces.

Bueno, por primera vez no porque también la encontramos de forma inesperada en el año 1966.

Falla Sueca-Literato Azorín de 2019, la última plantada y quemada.

EXPOSICIÓN-MICER MASCÓ

Volvieron y más fuertes

Es el «comeback» más consistente de la historia de la categoría. Casi una misión imposible. Quien se marcha tiene muy difícil volver. Exposición, no: estuvo, se fue, regresó a incluso lo hizo más fuerte. Tuvieron una primera época de 19 años, entre 1958 y 1976.

Se marcharon y una generación después, en 2002 volvieron a casa por marzo para no marcharse.

Falla Exposición de 2008, tercer premio de Especial

ALMIRANTE CADARSO-CONDE ALTEA

En poco tiempo ya tienen el récord de fidelidad

De las actuales nueve participantes, Almirante es la última en llegar. Y, de momento, ya tiene un récord histórico: la mayor cantidad de fallas plantadas por un artista para una misma comisión. Y además, consecutivas. Tanto es así, que se estrenaron en la élite en el año 2005 con Manuel Algarra... y ahí continúa. La de 2020-2021 será la 16 y la de 2022, la número 17. Ni Regino Mas en el Mercado, ni Julio Monterrubio en el Pilar, ni Miguel Santaeulalia en Na Jordana... la sociedad AA (Almirante-Algarra). Tiene mérito porque la categoría es porosa y el mercado de fichajes, con sus contratos por un año, provoca el tránsito profesional.

Falla Almirante de 2019, la que hace quince de las plantadas y quemadas por Manuel Algarra.

REINO DE VALÈNCIA-DUQUE DE CALABRIA

Aquel vendaval de los cincuenta

Los "regnícolas" regresaron a la Sección Especial en el año 2000. Y decimos regresar porque una generación y media antes tuvieron una aparición fugaz, pero estridente. Plantaron en 1956: segundo premio. Plantaron en 1957: primer premio. Y se disolvieron para no regresar hasta tres años después. También nos dejaron un ninot indultado, el de los turistas indios. Es una comisión con vaivenes, que aún tuvo otra desaparición hasta conseguir la continuidad sólo a partir de 1968. Ahora no se entiende la categoría sin su presencia... y sus escenas mordaces.

Falla Reino de València de 1957, ganadora del primer premio de Especial

Falla Reino de València de 1957, ganadora del primer premio de Especial