30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Petición

"Nos interesa el patrimonio, no la política"

Los vecinos de las cuevas esperan que el ayuntamiento acometa cuanto antes la obra anunciada para solucionar las goteras

Entorno de las cuevas de la Torre de Paterna.

Entorno de las cuevas de la Torre de Paterna. l-emv

Los vecinos de las cuevas de Paterna esperan que «esta vez sea la definitiva», y que el anuncio del alcalde de que se va actuar de manera urgente para solucionar el problema de las flitraciones se ejecute cuanto antes.

Y es que después de que este diario avanzara las quejas vecinales por la degradación del suelo-techo de las cuevas, que ha causado goteras agravadas por las últimas lluvias y el reiterado paso de gente por la ruta turística «Dolor y Gloria», ha obligado al ayuntamiento a intervenir, pese a que el alcalde atribuía el problema a una cuestión política, acusando al PP.

Así, Juan Antonio Sagredo anunció a varios medios, pese a que este diario preguntó al consistorio si quería aportar información al respecto, que se procedería a peatonalizar todo el entorno de la Torre, declarada BIC, pero con un material cerámico para evitar sobrecargar de peso el techo de las cuevas. Esta semana técnicos municipales visitaron algunas viviendas afectadas por las filtraciones, y la previsión es que el martes, un proveedor inicie los primeros trabajos.

Desde la asociación de vecinos Cuevas de la Torre, su presidente Fernando Sanz anuncia que «vamos a colaborar para intentar que todo vaya bien en beneficio de las cuevas y de su entorno». El dirigente aplaude tener ahora «linea directa» con el concejal responsable y explica que la actuación prevista en breve «es una medida puntual porque no podemos esperar seis o doce meses al proyecto integral».

Respecto a la afirmación de Sagredo atribuyendo el problema a una cuestión política, Fernando Sanz admite que «es lógico pensarlo, pero en este caso, estamos al margen de la político y nuestro interés es el patrimonio, este quién esté en el consistorio».

Julia lleva ocho años viviendo en una de las cuevas de la Torre. «Creo que ahora nos han tomado en serio y van a ponerse las pilas para solucionarlo», afirma, aunque también asegura que la medida no le satisface: «No me gusta mucho eso de echar hormigón y sobrecargar más de peso los techos». La vecina también rechaza que se atribuyan las quejas vecinales a una cuestión política. «Conozco al alcalde, le tengo cariño, pero creo que en esta ocasión está fuera de lugar porque es un tema en el que nadie ha entrado. Solo queremos que se respete el entorno y se mejore el patrimonio».

Por su parte, Toni ha vivido en las cuevas durante 43 años. Ahora ha cedido su vivienda a un matrimonio, pero conoce la realidad del barrio como la palma de su mano. «El proyecto integral se tenía que haber ejecutado hace muchos meses», critica el propietario, que coincide en desligar las quejas con la política: «la gente denuncia la situación que existe sea del partido que sea, ya que esto no es de ahora se han mandado escritos y reuniones advirtiendo de esta situación y han sido incapaces de hacer nada».

Compartir el artículo

stats