Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sin campamento por desavenencias entre el grupo Jovenívol y el nuevo cura

El nuevo sacerdote aclara que la acampada era inviable por la Covid

El campamento del grupo Juvenívol de Picassent lleva realizándose  desde 1973. | G.J.

El campamento del grupo Juvenívol de Picassent lleva realizándose desde 1973. | G.J.

«Lamentablemente este año no se realizará el campamento por parte del Grupo Jovenívol 1973, a pesar de que pensábamos que podría llevarlo adelante y por eso lo publicitamos. Han surgido una serie de imprevistos que hacen imposible que podamos llevarlo a cabo. Sentimos mucho haber creado ilusiones y a la vez, decepciones, no ha sido para nada nuestra intención», con este comunicado en su cuenta de Facebook el club Jovenívol de Picassent informaba de la suspensión del tradicional campamento que se lleva realizando desde 1973, y que tras suspenderse el año pasado por la Covid, tenía previsto volver a realizarse del 1 al 15 de agosto.

El aumento de casos ha sido una de las causas de la suspensión, pero no la única. El grupo Jovenívol ha decidido desvincularse de la parroquia La Miraculosa tras desavenencias con el nuevo párroco, Francisco Bort, que sustituyó a Enrique Cervera, uno de los impulsores de este grupo nacido en 1973 para organizar el campamento y diferentes actividades lúdicas destinadas a los más jóvenes. El mismo Cervera, en un comunicado publicado en la cuenta de Facebook, explica que el Grupo Jovenívol, pese a que se realizaba por y para la iglesia, «queríamos seguir siendo un grupo civil independiente con estatutos independientes, mientras que el nuevo vicario episcopal quería que el grupo tuviera unos estatutos del arzobispado».

Algo que el Grupo Jovenívol no ha aceptado y por eso se ha independizado, cambiándose el nombre de Jovenívol Miraculosa y a Jovenívol 1973, además de cambiar la sede de la parroquia a la calle Torrent.

Así lo ha confirmado el nuevo párroco, Francesc Bort, quien afirma que «respetamos a los que han querido independizarse y les deseamos lo mejor para su asociación. La parroquia seguirá como hasta ahora trabajando y preparando el próximo campamento 2022».

Bort ha explicado que debido a la Ley de Transparencia impulsada desde la Conselleria, es necesario que la organización del campamento tenga «unos estatutos aprobados por el arzobispado y con un CIF vinculado al arzobispado, para que aparezcan todos los datos y las cuentas claras».

«Nadie se ha llevado dinero »

Precisamente la cuenta bancaria vinculada al campamento, donde habían 89.000 euros, ha provocado que Enrique Cervera lance un fuerte comunicado tras rumores que aseguraban que este párroco jubilado se había apropiado del dinero. «No he robado nada, no soy ningún ladró. Desde que tuve un déficit de más de 100.000 de las antiguas pesetas cada año he ido ahorrando en la cuenta del campamento para poder comprar tiendas y materiales, entre otras cosas por los monitores y los cocineros eran voluntarios. Esa es la única y verdadera explicación de los 89.000 euros».

Cervera explica que por consejo del banco, puso 50.000 euros a un plazo fijo que generó beneficios. Después los traspasó una cuenta bancaria a nombre de la parroquia «ya que el grupo Jovenívol no tenía CIF» y cuando fue hacer la transferencia para la reserva del campamento «el nuevo párroco había cambiado la titularidad de la cuenta, ya que él es el único administrador según el derecho canónico. Nadie del grupo Jovenívol ha sacado dinero de esa cuenta».

El nuevo párroco, por su parte, asegura que «nadie ha acusado a Enrique de llevarse dinero», al igual que asegura que tampoco hay problema en que siga viviendo en la parroquia hasta que arreglen su casa . «Me han acusado de aprovecharme de la parroquia y no pagar ni luz ni agua, tengo el permiso del arzobispo», relata Enrique Cervera, que ha recibido numerosos mensajes de apoyo de los vecinos que reconocen la gran labor social del que fuera párroco de la Miraculosa más de 50 años.

Compartir el artículo

stats