Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Grandes problemas por ser pequeño

Mancomunar servicios es una alternativa a la que se aferran los consistorios

Mancomunarse es una de las soluciones de estos pueblos. | M.C.

El 84 % de los municipios españoles tiene 5.000 habitantes o menos, una población tan reducida que no pueden cumplir sus competencias y les hace perder la autonomía local que les atribuye la Constitución. En esa situación se encuentran nueve municipios de l’Horta: dos en l’Horta Sud, Beniparrell y Llocnou de la Corona; y siete en l’Horta Nord: Albalat dels Sorells, Albuixech, Alfara del Patriarca, Bonrepòs y Mirambell, Emperador, Massalfassar y Vinalesa.

Esta diferencia con los pueblos grandes se nota, sobre todo, en la falta de personal técnico y administrativo, indispensable para poder afrontar el trabajo diario en un ayuntamiento, que se topa con múltiples trámites burocráticos para, por ejemplo, optar a subvenciones o procesos de licitación. La falta de secretaria todos los días o de arquitecta provoca un retraso en las gestiones, creándose un embudo que al final acaba perjudicando a la ciudadanía.

Una realidad que así corroboran los alcaldes y alcaldesas de algunos de estos municipios. En Alfara del Patriarca, por ejemplo, solo tienen a la secretaria un día a la semana. « El resto de días trabaja para otros municipios y aunque nos suele atender vía mensaje cuando tenemos alguna urgencia, el no tenerla todos los días nos retrasa todo, porque la necesitamos para las subvenciones, las licitaciones, abrir expedientes, las juntas de gobierno....», explica la alcaldesa Marisa Almodóvar.

Para la primera edila del municipio de 3.282 habitantes, es algo incoherente esta falta de personal, «porque precisamente somos los pueblos más pequeños los que optamos a más subvenciones ante la falta de presupuesto y con la falta de secretaria y personal, se hace muy difícil poder acceder a ellas».

En Emperador, el alcalde Alberto Bayarri, admite los problemas. «Tenemos una administrativa, una auxiliar y un secretario-interventor a tiempo completo, y tenemos que asumir mucha burocracia. Lo que le cuesta a un municipio de 10.000 habitantes con varios administrativos lo tiene que hacer aquí una persona solo», explica el mandatario Popular. «Aquí los empleados son todo terreno, que deben hacer de todo, no como en un ayuntamiento grande que tiene asignada una persona para un área concreta», señala. Y claro, poder optar a subvenciones es complicado. «Vamos muy agobiados y hay acumulación de faena. Yo me he quejado en ocasiones a la Diputación de la burocracia que tenemos hacer para cumplir»,dice.

Sin Policía Local

Emperador, con solo 700 habitantes y considerado el pueblo más pequeño de España, no tiene Policía Local y su seguridad depende de la Guardia Civil. «Ese es otro problema. No hay pueblos alrededor sin Policía Local y eso impide que yo lo cree y poder mancomunarnos. Tendría que crear cuatro plazas y con nuestros presupuestos es imposible. Lo intenté hace unos cinco años pero nos dijeron que no. Intentamos crear la figura del alguacil pero no está reconocida como tal», lamenta Bayarri.

«Es un cuello de botella importante». Así resume Javier Puchol, alcalde de Vinalesa la situación que vive su localidad, de 3.282 habitantes. «En este momento nosotros tenemos secretaria, interventora y tesorera en la misma persona. Teníamos una administrativa que hacía las funciones de tesorera pero se ha marchado a otro ayuntamiento para mejorar, pero esa vacante yo no la puedo cubrir porque tengo que hacer un convenio con una bolsa y es muy farragoso todo ese procedimiento. Los funcionarios siempre tratan de mejorar y se van ayuntamientos mas grandes…», indica Puchol, que añade que la firma en el banco «la tenemos la secretaria y yo, y eso ralentiza las actividades y la mesa la tiene llena», apunta.

Vinalesa sí dispone de Policía. «No estamos obligados a tenerla pero ahora tenemos cinco agentes en plantilla para toda la semana, las 24 horas, y sinceramente no nos da. Para las vacantes, hay que tirar de bolsa y las bolsas están agotadas… es todo una circulo viciosos. Necesitaríamos siete plazas mínimo para un buen servicio», matiza.

Los alcaldes valoran la situación

Los alcaldes valoran la situación

Nicolau Claramunt, alcalde de Albalat dels Sorells, afirma que el tema de personal «es el primer problema. No nos dejan contratar y tenemos mucho trabajo. Están llegando muchas subvenciones, y las que van a llegar , y con una persona para hacer todos estos trámites», explica. Por tanto, reconoce que «al final, tenemos las mismas obligaciones que un pueblo grande pero menos recursos humanos para realizarlas, y corremos el peligro de colapsar y de empezar a perder subvenciones».

El dirigente de Compromís detalla que solo disponen de una persona en exclusiva para tramitar la petición de subvenciones «y puede tener en marcha hasta una decena de proyectos y debes culminar unos procedimientos que tienen fecha límite, y puedes perder un dinero que para pueblos pequeños es muy importante», advierte. «Hay que hacer mucha burocracia y no tenemos manos. Por ejemplo, aquí tenemos brigada de obras, pero cuando la gente se va jubilando no podemos cubrir las plazas porque hacer las bases de un proceso selectivo es un faenón y vamos tirando de bolsas cada seis meses. Lo mismo para limpiar el colegio o los edificios», remarca.

Discrepancias en unir servicios

En Massalfassar, con 2.555 habitantes, sí tienen secretaria todos los días pero la falta de técnicos les ocasiona grandes retrasos. «Solo tenemos un arquitecto y un técnico una vez a la semana, y no podemos contratar a más. Ahora se nos queda una vacantes libre y vamos a intentar cubrirla con dos técnicos a media jornada», señala el alcalde de Ciudadanos, Higinio Yuste. Para él, compartir técnicos de forma mancomunada sería una gran solución «porque no nos haría gastar puestos de nuestra RPT , dejándolos libres para otras áreas, por ejemplo para una ADL».

En esto de mancomunar servicios no opina lo mismo Voro Masaroca, alcalde de Beniparrell, con 2.015 habitantes. «Al final cada uno barre para su casa, aunque en nuestro caso, en l’Horta Sud no tengo a pueblos pequeños cerca que haga viable compartir servicios», señala el de Compromís. Beniparrell tiene unas características especiales debido a su ocupación industrial que «nos permite tener un presupuesto de 4 millones de euros y nos da capacidad para externalizar servicios, como por ejemplo la recaudación de impuestos».

Compartir el artículo

stats