02 de marzo de 2018
02.03.2018
Medio Ambiente

Larvas de nacras en peligro de extinción aparecen en la granjas marinas de Calp

Los expertos investigan si los juveniles son de «Pinna nobilis», un molusco casi desaparecido

02.03.2018 | 00:15
Larvas de nacras en peligro de extinción aparecen en la granjas marinas de Calp

La empresa Grupo Andromeda Ibérica, que gestiona en Alicante las granjas marinas de Calp-Altea y de la Vila Joiosa, desveló ayer que sus técnicos han detectado en una de estas dos instalaciones la presencia de miles de «juveniles de un bivalvo cuya morfología mostraba grandes similitudes con la nacra (Pinna nobilis), una especie en peligro crítico de extinción». La firma advierte de que inmediatamente se puso en contacto con los científicos el Instituto de Investigación en Medio Ambiente y Ciencia Marina de la Universidad Católica de València (Imedmar-UCV), cuyo laboratorio está en el puerto pesquero de Calp.

«Se está intentando identificar la especie a la que pertenecen los miles de juveniles de Pinna sp. hallados en los cabos de la granja marina, ya que el género cuenta con dos especies en nuestras costas, Pinna nobilis y Pinna rudis», indicó la empresa.

Los expertos consideran que las larvas pertenecen a ambas especies y ahora deben determinar en qué porcentaje son de una u otra. «Tenemos la esperanza de que un buen número de ellas sea Pinna nobilis», apuntó José Rafael García March, investigador del Imedmar y profesor de Ciencias del Mar en la Universidad Católica. Este científico avanzó que se tomarán muestras para realizar análisis genéticos. Y advirtió de que la presencia de Pinna rudis «también es un hecho destacable, ya que es una especie amenazada».

La firma atribuye la presencia de las larvas a la instalación en las granjas marinas de nuevos cabos de seguridad. El también profesor del Imedmar, José Tena, precisó que «las estructuras de las granjas marinas se instalan sobre fondos profundos, generalmente de naturaleza fangosa, que suponen un refugio para numerosas especies sésiles». Destacó que los juveniles de Pinna han encontrado «una estructura de cabos cargada de recovecos, ideal para su fijación».

Tahiche Lacomba, responsable del Grupo Andromeda Ibérica, aseguró que la compañía quiere colaborar en la recuperación de esta especie. Adelantó que en todas las granjas marinas se están sustituyendo los viejos cabos por nuevos trenzados que creen entornos favorables a esta molusco endémico del Mediterráneo.

El grupo también subrayó que está analizando con la Universidad y la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural el protocolo a seguir para que los juveniles puedan continuar con su ciclo de crecimiento hasta alcanzar una talla suficiente para ser devueltos libremente al mar.

La nacra es una especie endémica del mar Mediterráneo que puede alcanzar tamaños de concha de más de un metro. Es uno de los bivalvos más grandes del mundo y el más grande del Mediterráneo. Hasta hace poco más de un año, era común observarla en las praderas de Posidonia oceanica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook