Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un año de cárcel por robar una botella de licor en el Port

El condenado, que estaba ebrio cuando cometió el delito, forzó la entrada de un horno y se resistió a la autoridad

Una botella de ponche. Ese es el botín con el que se hizo en el Port de Sagunt un ladrón reincidente que accedió al interior de una panadería forzando la puerta metálica y resistiéndose a ser detenido por la policía, hechos que han provocado una condena a un año de cárcel.

Los hechos sucedían en una tarde de marzo de hace tres años, cuando el acusado forzó la entrada enrollable del establecimiento, acción con la que causó daños de más de 650 euros, que la dueña del local no reclamó al cubrirlos su seguro. En el momento del robo, el acusado iba acompañado por otro sujeto sin antecedentes penales. Cuando los agentes del Cuerpo Nacional de Policía fueron a detenerles, ambos se negaron a seguir las indicaciones, llegando el acompañante a empujar a una de los agentes para eludir la detención.

La sección cuarta de la Audiencia Provincial de Valencia ha confirmado la sentencia dictada en enero de 2014 por el juzgado de lo Penal nº2 de Valencia, tras desestimar el recurso de apelación que presentaron los acusados al considerar que los hechos probados están suficientemente motivados por el juez que vio sentencia en el juzgado de Valencia.

El fallo del tribunal reitera la condena al acusado principal a un año de prisión y a una pena de multa de diez días, como autor de un delito de robo con fuerza, con el agravante de la reincidencia y el atenuante de estar bajo los efectos del alcohol durante el robo. También le impone una multa de diez días con una cuota diaria de cinco euros por la falta cometida contra el orden público al resistirse a la autoridad.

Para el otro acusado, la Audiencia Provincial ratifica la pena de seis meses de prisión como autor responsable de un delito de resistencia, con el atenuante de embriaguez, pero le absuelve del delito de robo que también se le imputaba.

Por lo tanto, el tribunal entiende ajustada a derecho la condena por delito de robo del recurrente, así como la falta cometida contra el orden público, aun siendo leve la desobediencia a los agentes.

Los condenados deberán pagar también las costas judiciales, tanto del procedimiento en primera instancia, como las de la apelación a la Audiencia Provincial de Valencia.

Compartir el artículo

stats