Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las fallas «tocan madera»

Muchas comisiones son fieles a distintos rituales para asegurarse buenas fiestas y mejores premios

Numerosas fallas trabajaban ayer en la «plantà» de sus monumentos.

Numerosas fallas trabajaban ayer en la «plantà» de sus monumentos. daniel tortajada

A falta de dos días para que se conozcan los premios de las fallas de 2015, los nervios en cada una de las treinta comisiones falleras de El Camp de Morvedre están a flor de piel. Todas apuestan por trabajar duro, como «mejor talismán» que les dé suerte, pero muchas fallas son supersticiosas y realizan distintos rituales para llamar a la suerte.

Uno de los rituales que más se repetirá esta próxima madrugada entre las fallas morvedrinas será el encendido de una traca al finalizar la larga noche de la plantà, en un mensaje simbólico como anuncio de que todo ha salido bien, dirigido a todo el barrio que, para algunos, no es motivo de felicidad si se les despierta de su sueño profundo. Aunque los falleros piden perdón por ello y aseguran que la fiesta «son sólo cuatro días» e invitan a toda la población a disfrutarla.

Otra de las supercherías, que cada vez está más extendida, es el bautismo fallero. Se trata de una actividad que inició la falla más antigua de la comarca, La Marina, con el primer bautizo con cava el año de su fundación, 1948. «No hay que olvidar que somos una de las fallas más próximas al puerto comercial, como nuestro propio nombre indica, por lo que fuimos la primera en adaptar la costumbre naval del bautismo de las embarcaciones a nuestros monumentos», explica su presidente, Juanjo Monge. Con el tiempo, otras comisiones se han sumado a este ritual, como por ejemplo Teodoro Llorente o La Victòria. Esta última comisión empezó sus bautismos en 2012 «desde entonces, hemos obtenido siempre un primer premio en la sección Especial, ya sea con la falla infantil o con la grande», dice su presidente, Miguel Ángel Segovia.

Entrega de premios

No exenta de superstición está el acto de entrega de premios. Las comisiones del Port realizan su desfile por Sagunt según acuden a coger los autobuses. En la rotonda de Ramón de la Sota, el secretario general de la federación Junta Fallera de Sagunt reparte números a las fallas por orden de llegada de sus estandartes acompañados de sus falleros. Esto hace que las fallas, sobre todo las de Especial, acudan horas antes de lo previsto para llegar primero, puesto que así también ocupan un lugar próximo al ayuntamiento en su espera en el Camí Real, donde aguardan el veredicto de los jurados. La carrera hacia los autobuses se convierte en un ritual más de los realizados por las fallas, previo a la recogida de premios. Habrá que esperar al lunes, a las 17 horas, para conocer si hacen su efecto.

Compartir el artículo

stats