Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Doble vara de medir en el Hospital la Plana

Justifica la designación de la mujer del alcalde de Sagunt -como radióloga de «segundas lecturas»- por ser personal del centro y mejorar el servicio, pero las «primeras» del área las hace una facultativa del General

Pilar F, que ha desarrollado durante 15 años las «segundas lecturas» de las mamografías del Hospital de la Plana, fue apartada del servicio al considerar que, al ser desde 2012 personal con plaza en el Hospital General, esto suponía «situaciones de deterioro en el proceso de diagnóstico y tratamiento de las mujeres asistidas en el screening de mama». Su puesto, como ha publicado Levante-EMV, fue ocupado por otra radióloga de gran experiencia a propuesta del Servicio de Radiodiagnóstico del Hospital de la Plana, Ana S., a la que acompaña la circunstancia de ser la mujer del alcalde de Sagunt, Sergio Muniesa.

Pero el celo que muestra la dirección del Hospital de la Plana de Vila-real en este caso no existe en el de la «primera lectora» de las mamografías de su área de influencia, que ha sido encargada recientemente por la Conselleria de Sanidad a una radióloga que no es del centro de Vila-real, sino del Hospital General, el mismo en el que trabaja Pilar F. Por lo tanto, uno de los motivos principales que se argumentaba para el nombramiento de Ana S. para las segundas lecturas no existe para el de las primeras lecturas.

Sobre este aspecto, en relación a la pregunta sobre al «primer lector de screening de mama del Departamento de Salud de la Plana», desde el centro hospitalario de Vila-real se explicó ayer que, tras la desvinculación de la AECC de este servicio, la Comisión de Coordinación para la Prevención del Cáncer de Mama reestructuró el circuito y, atendiendo a los profesionales sanitarios tanto del Servicio de Radiodiagnóstico como del Comité de Mama del Hospital Universitario de la Plana, «se incidió en que, al menos, el segundo lector tenga presencia física en el Hospital y forme parte del circuito, debido a los problemas que estaba causando la situación, ya que en caso de hallar sospecha de proceso cancerígeno se precisan pruebas complementarias a realizar en el Servicio de la Plana y el seguimiento estricto de las mujeres con patología mamaria de forma urgente y no demorable por parte del Comité de Cáncer de Mama de la Plana».

Así, como señalaron ayer, durante el periodo 2012-2015 se recogió en las actas «un déficit de comunicación que conlleva el deterioro del circuito». El Comité de Cáncer de Mama «remitió las convocatorias y las actas de la misma a todos los miembros, incluyendo al segundo lector» (Pilar F.). No obstante, durante este periodo, «el segundo lector no acudió a ninguno de los Comités de Mama de este Departamento».

Por su parte, respecto a las primeras lecturas, destacan desde la Plana que «son un screening global. La Comisión de Coordinación para la Prevención del Cáncer de Mama «intentó asimismo que la integración del circuito fuera total y se ofreció la primera lectura a todos los profesionales cualificados». Incluso, «se le ofreció al facultativo que estaba desempeñando la segunda lectura en dicho periodo de 2012-2015 (Pilar F.) para que así mantuviera las oportunidades laborales y no perdiera este poder adquisitivo una vez realizada la reestructuración, rechazándola como se recoge en actas de reunión bajo la Dirección General de Salud Pública».

Compartir el artículo

stats