Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Sólo dan ganas de dejar el campo»

El malestar y la indignación de los agricultores saguntinos marcan la asamblea de AVA y auguran un incremento del abandono

Un momento de la asamblea, con Francisco Campillo y Cristóbal Aguado.

Un momento de la asamblea, con Francisco Campillo y Cristóbal Aguado. levante-emv

El malestar de los agricultores de Sagunt se dejó sentir el jueves en la asamblea de AVA-Ascosa, celebraba en el Consell Agrai, de la que participó el presidente de la entidad Cristóbal Aguado. «Esta no ha sido una mala campaña , ha sido una campaña para olvidar», decía el presidente local de la asociación, Francisco Campillo.

Las protestas del sector por la falta de ayudas de la instituciones y las pérdidas económicas que ha dejado esta campaña, hacen augurar, según el presidente de AVA, que el porcentaje de abandono del campo se incremente en la localidad los próximos años, tal y como avanzaba Campillo. «Solo dan ganas de dejar el campo», añadía un agricultor de la zona.

Según las cifras que se manejan desde la asociación, de las 120.000 hanegadas de cítricos que tiene el municipio, se han abandonado en los último ocho años, 20.000, lo que supone un porcentaje de casi el 17% que «puede aumentar y mucho en los próximos años si no se dan soluciones». Además de analizar lo sucedido en la campaña actual donde las inclemencias meteorológicas han dado al traste con la clementina primero y luego con la naranja, los robos y las plagas han terminado de rematarla, según se expuso durante la cita agraria.

Por su parte, Aguado centró su intervención en criticar las reducciones de las ayudas de la Política Agraria Común (PAC), que se retirarán para los agricultores que cobren menos de 300 euros. Subvenciones entre 28 y 30 euros la hanegada que no recibirán aquellos labradores con menos de una hectaria cultivable, una medida que afecta a casi un 30% de los agricultores saguntinos. Sin embargo, el presidente de AVA anima a todo el sector a seguir solicitándolas.

El presidente de la entidad también advirtió de los riesgos a los que están expuestos los cítricos valencianos con la entrada de nuevas plagas, en especial el «vector de Greening» que acaba matando al frutal una vez infectado. Ante esta nueva coyuntura, explicó las acciones de AVA encaminadas a solicitar un mayor control sanitario de los cítricos que se importan a España.

Al hilo de este asunto se criticó además la retirada del mercado de varios fitosanitarios, sin que «se hayan dado nuevas alternativas para los tratamientos», otro de los problemas añadidos a la citricultura, se comentó.

La indignación, el malestar y la sensación de abandono del sector por parte de las administraciones marcó la asamblea general de AVA a la que acudieron cerca de un centenar de personas.

Compartir el artículo

stats