Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alcalde expulsa a tres concejales del PP por sus «impertinencias»

Los populares acusan a Quico Fernández de ser un «tirano» y un «prepotente» al quien «el cargo le viene grande»

La expulsión de tres concejales del PP del salón de plenos del Ayuntamiento de Sagunt calentó el inicio de la sesión de ayer, pese a que los puntos más polémicos del orden del día fueron retirados. Fue precisamente cuando el alcalde, Quico Fernández, abría el pleno para explicar esta decisión, cuando

Precisamente ese apelativo dirigido a Maribel Sáez provocó que la concejala se levantara para tomar el micrófono y «defenderse del insulto», según apuntó después. Tras una rápida sucesión de tres advertencias y la consiguiente expulsión, Muniesa y Bono le siguieron al reclamar una rectificación a Fernández, que les pagó con la misma moneda que a su compañera.

El portavoz popular señaló posteriormente que «en 20 años nunca se había expulsado a nadie por pedir explicaciones. Es un ejemplo más de la tiranía, las descalificaciones, los atropellos y las faltas de respeto del alcalde». Sobre este punto, Muniesa lamentó el caos que precedió al inicio del pleno, ya que «ante la decisión de retirar los puntos de Lafarge y Romeu, sólo se le ocurrió dar explicaciones a la prensa antes que al resto de portavoces y cuando le pedimos explicaciones del retraso en el comienzo de la sesión, nos responde con insultos y la expulsión».

El exalcalde añadió que «está claro que el cargo le viene grande. Ante cualquiera que se le opone sólo le queda la prepotencia, como ya ha demostrado con gente del público, y el insulto, que no es justificable en ninguna circunstancia».

Compartir el artículo

stats