Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Entre un 3 y un 6 % de los jóvenes son adictos al sexo"

Este cuadro clínico es más abundante en varones, con una mujer por cada tres hombres diagnosticados, y en personalidades que buscan sensaciones

Su trabajo de investigación sobre la adicción al sexo y al cibersexo en la Comunitat Valenciana le ha llevado a conseguir el premio al mejor investigador joven que otorga el banco de Santander detro del ámbito de Ciencias de la salud. Jesús Castro, este saguntino de 30 años e investigador de la Universitat Jaume I recogía este reconocimiento tras varios años de estudio. Un galardón que la entidad bancaria otorga atendiendo a la trayectoria investigadora, la internacionalización de los trabajos publicados y el impacto de la tesis doctoral entre otros aspectos. Pero, sin duda, ha sido determinante su línea de investigación, tal y como señalaba a Levante-EMV.

Tras años estudiando la adición al sexo y al cibersexo entre jóvenes de 18 a 26 años, su tesis concluye que entre el 3 y el 6% de ellos «tienen síntomas que encajan con este cuadro clínico que en muchos de los casos podría diagnosticarse».

El estudio también revela que esta patología es más abundante en hombres, con una ratio de una mujer diagnosticada por cada tres hombres. También es mucho mayor entre personas con otro tipo de adicciones, principalmente al alcohol y entre aquellas que responden a «un perfil o personalidad caracterizada por una mayor búsqueda de sensaciones».

En la tesis también se analiza el consumo de cibersexo a lo largo de los últimos años, revelando que en España ha habido un «crecimiento exponencial en todas la edades», señalaba. Un aspecto que está directamente relacionado con el alcance de las redes sociales y el fácil acceso a este tipo de productos en el ciberespacio.

Sin embargo, esto no implica que «los que consumen lo hagan de forma problemática o padezcan este cuadro clínico, catalogado ya como un posible trastorno mental», puntualiza Castro. El investigador concluía respecto a este apartado que «mientras el consumo crece, el porcentaje de personas que desarrollan esta adicción se mantiene estable». Tras su tesis, el trabajo de este joven profesor continúa con nuevas líneas de investigación encaminadas a determinar los factores que pueden llevar a esta adicción, «una patología que afecta a la salud , al trabajo y a la persona». Además del origen, también estudia las causas que puedan predecir la severidad del cuadro clínico.

Contacto clínico

Castro recogía el pasado 6 de junio el premio al mejor investigador joven junto a otros compañeros, en una ceremonia de entrega tras la que reconocía sentirse «muy satisfecho» por el galardón, que valoraba como «un reconocimiento al esfuerzo y un impulso a seguir desarrollando mi trabajo con más entusiasmo si cabe».

El investigador saguntino desvelaba que el contacto clínico con personas que padecen este tipo de adicciones dado su trabajo como psicólogo en el servicio de atención sexual de la UJI le llevó a plantearse este proyecto en el que el equipo de investigación de la universidad lleva inmerso cerca de 13 años. Un tema, puntualizaba, «en el que se ha profundizado muy poco en España y que nosotros sepamos, no es objeto de líneas de investigación por parte de otros equipos en este país».

Compartir el artículo

stats