Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reclaman que se acelere el uso del parásito contra el cotonet en Morvedre

Tanto la conselleria de Agricultura como los campesinos han pedido al ministerio que agilice la concesión del permiso para aplicar el tratamiento

Reclaman que se acelere el uso del parásito contra el cotonet en Morvedre

Reclaman que se acelere el uso del parásito contra el cotonet en Morvedre

Los campesinos de El Camp de Morvedre han celebrado la solicitud cursada al Ministerio de Agricultura por la consellera del área, Mireia Mollà, para autorizar la suelta del parásito contra la plaga citrícola del cotonet de les Valls en huertos de Sagunt y Quart de les Valls. «Esperamos que se pueda hacer cuanto antes -reconoce el presidente de la asociación de agricultores en la capital comarcal, Francisco Campillo- porque llevamos tres años desde que se planteó esta solución, pero parece que ahora es cuando se han decidido a aplicarla».

El representante de los campesinos añade que «desde el principio les dijimos que nos gustaría que ese tratamiento se llevara a cabo en nuestros campos, pero, pese a quedar demostrada su eficacia, tenían miedo de que, al tratarse de un depredador, también afectara a los insectos que son beneficiosos para la naranja». Este parásito, Anagyrus aberiae, llega también procedente de Sudáfrica, al igual que el cotonet, y se presenta como una alternativa más ecológica a los plaguicidas que se utilizaban hasta el momento.

Plaguicidas ineficaces e ilegales

Sobre estos últimos, Campillo explica que «además de resultar más caros y haberse prohibido recientemente por la Unión Europea, su eficacia era limitada, porque obligaba a hacer dos fumigaciones en un momento muy concreto en el crecimiento de la naranja, que además servía de poco si los huertos de los alrededores no lo aplicaban también».

En su carta al ministro de Agricultura, Luis Planas, la conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica explica que la Generalitat ya ha completado los trámites para reproducir el parásito y pide permiso para «contar con las crías suficientes para proceder a su suelta efectiva de cara a la próxima campaña citrícola», según Mollà.

Según recuerda Campillo, la primera detección del cotonet tuvo lugar en campos de Les Valls hace más de 10 años y se ha extendido por huertos de toda la Comunitat Valenciana durante este tiempo. Los efectos de esta plaga son «muy maliciosos», ya que atacan a la naranja en sus primeras fases de desarrollo. En los casos menos dañinos no impide el crecimiento de la fruta, aunque si la deforma, y en los más extremos hace que los cítricos se queden del tamaño de un garbanzo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats