Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Flores en Todos Santos a pesar de todo

Clavel y «anthurium», los más demandados

Una imagen de la venta de flores en el exterior del mercado de Sagunt. | DANIEL TORTAJADA

Una imagen de la venta de flores en el exterior del mercado de Sagunt. | DANIEL TORTAJADA

Búcaros, jardineras, detalles, composiciones especiales e incluso innovación para plantar cara a la crisis sanitaria. Esta ha sido la actitud de los floristas de les Valls que reclaman la importancia de su trabajo en la mejora de la calidad de vida de los vecinos. Una vez más, y conscientes de la complejidad de la situación actual, las floristas han querido mantener sus propuestas. «La flor en Todos los Santos debe continuar siendo protagonista; con su singular capacidad de acompañar y enfatizar la vida de quienes ya no están con nosotros. Por ello tanto nosotras, como la ciudadanía hemos optado por intentar mantener la tradición dentro de la extraordinaridad de la situación», según la propietaria de la Floristería Sonya de Faura.

En cuanto a limitaciones, las floristerías han reducido la posibilidad de tomar encargos y prevén protocolos muy elaborados para las jornadas del 29,30, 31 de octubre y 1 de noviembre. La disposición de espacios de recogida libres de covid; la generación de escaparates de entrega con la preservación de distancias de seguridad y ausencia de contacto entre los clientes son condiciones prioritarias. En esta línea tanto la floristería Arts Flor de Quartell como Sonya en Faura determinarán puntos de recogida seguros.

Un año más el clavel rojo se mantiene como la flor más demandada junto con el anthurium aunque las floristerías han sugerido reiteradamente la opción de flor variada para las composiciones ante alguna posible complicación en el sistema de proveedores de la materia prima. Las flores tropicales se mantienen entre la demanda de los vecinos de les Valls que no renuncian tampoco a la rosa roja.

Otra de las innovaciones de la celebración de Todos los Santos 2020 pasa por la flexibilidad en el calendario de recogida de la flor ya que no se celebra la tradicional misa en los cementerios, con lo cual los vecinos han relajado su exigencia en cuanto a la fecha de creación. «A pesar que algunos encargos se recogen con más días de antelación, en realidad el grueso se espera para los jornadas del 30, 31 y 1. Hemos reducido el número de encargos por cumplir con las normas de seguridad, pero ante todo intentamos que nuestros vecinos tengan el servicio deseado», según apuntaba Sonya Roig.

«Ante la incertidumbre que hemos vivido en los últimos meses, se ha intentado ofrecer también las composiciones con flor artificial. No sabíamos cómo llegaríamos a estas fechas, con lo cual en estos momentos constatamos un incremento considerable de encargos con flor artificial», añadía Toñi Sánchez de Art Flors. «Nosotros mantenemos nuestra disposición de servir a todos cuantos se acerquen a nuestra florsitería, sin embargo en esta ocasión hemos tenido que cerrar encargos por seguridad. Intentamos orientar a los vecinos para que pidan flor variada y hemos establecido el compromiso de recogida de las composiciones aunque por razones sanitarias nos impidan acceder al camposanto»,según comentaba José Vicente Godoy de Arts Flor.

Por el momento, las floristerías esperan poder recibir toda la flor de proveedores; no obstante la crisis sanitaria internacional ha limitado mucho los mercados internacionales. La llegada de paniculata o el clavel proveniente de Colombia está resultando bastante difícil, de ahí que los artistas estaban a la expectativa hasta el último momento de la recepción de su materia prima.

Coste similar

En cuanto al coste, la media se ha mantenido similar a la de años anteriores. De ahí que una docena de clavel rojo ronde los 12 euros o las rosas 54 euros en una jornada compleja ya que se celebra en todo el mundo. En la Vall de Segó se constata un nivel de pedidos similar a años anteriores, aunque las artistas florales han optado por limitar su servicio como consecuencia de la crisis sanitaria.

A pesar de ello, el precio medio de las composiciones en flor natural ronda los 40 euros; mientras que los búcaros de flor artificial oscilan entre los 22-25 euros y las jardineras alrededor de los 35. Si bien en la Vall de Segó, la tendencia era, hasta este año, preparar dos arreglos; uno primero de flor natural especialmente elegido para el día de todos los Santos y otro de flor artificial para el resto del año; en esta ocasión se constata un cambio de tendencia. «Hemos tomado muchos más pedidos de flor artificial que en años anteriores, no obstante esperamos que en esta zona se mantendrá la preferencia de la flor natural; los vecinos de les Valls son muy leales a su flor», apuntaban.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats