Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sagunt reinicia la obra del pabellón parada ocho años

En 15 meses debería estar acabado

Las máquinas vuelven al pabellón polideportivo frente al cementerio del Port después de más de 8 años. | DANIEL TORTAJADA

Las máquinas vuelven al pabellón polideportivo frente al cementerio del Port después de más de 8 años. | DANIEL TORTAJADA

La constructora valenciana Víctor Tormo (Vito) ya realiza los trabajos previos a la reanudación de las obras del pabellón polideportivo frente al Port de Sagunt, que se iniciaron hace más de una década por una empresa, avanzaron hasta su actual estado de semiconstrucción gracias a otra y ahora, después de varios intentos infructuosos del ayuntamiento, una tercera intentará acabar en los 15 meses que se comprometió en su oferta.

Esta infraestructura acogida al Plan Especial de Apoyo a la Inversión Productiva en Municipios de la Comunitat Valenciana, más conocido como Plan Confianza o Plan Camps, empezó con un presupuesto de 3,6 millones, que varias voces coincidieron desde entonces en señalar como insuficiente. Desde aquella primera licitación en 2010, el coste del pabellón ha ido engordando hasta rondar los 5,4 millones, gracias a las inyecciones municipales que se han sucedido durante los últimos años y que ya superan los 1,6 millones de euros. El último contrato firmado cuenta con una asignación ligeramente superior a los 3,5 millones de euros, de los que casi 2 saldrán de las arcas autonómicas.

Además de vallar y señalizar la zona que ocupa el esqueleto del pabellón, los primeros pasos de esta intervención se concentrarán en el acondicionamiento de la obra, después de que los años de abandono hayan provocado la necesidad de hacer ciertas comprobaciones sobre el estado de la infraestructura. Con este objetivo, una excavadora se encargaba ayer de limpiar la parcela. Sobre el tiempo transcurrido desde la intervención que se paralizó en 2012 por las deudas de la Generalitat, cabe recordar que uno de los capítulos de este tortuoso expediente llevó a una de las empresas adjudicatarias a dudar de la solidez de la estructura.

La programación de las obras marca que en marzo se empezará a trabajar sobre el armazón, la cubierta y las fachadas, mientras que el momento de más actividad será hacia el final del verano con los revestimientos, la carpintería interior, la fontanería y los sistema antincendios.

Así y si no surgen nuevos contratiempos, el pabellón polideportivo del SUNP VI debería estar listo para el primer semestre de 2022, después de que se ideara en 2009 para dar una casa nueva al Fertiberia BM Puerto, que en aquel entonces era recién ascendido a Asobal y tuvo que pedir una moratoria para seguir en el Ovni hasta tener este nuevo pabellón.

Financiación autonómica

Este expediente ha visto empresas adjudicatarias que han renunciado poco después de firmar el contrato o apenas tras haber iniciado los trabajos; retrasos en los pagos autonómicos que propiciaron la paralización de las obras o el riesgo de perder la financiación de la Generalitat por haber rebasado todos los plazos fijados desde el Consell.

El cuarto alcalde que se enfrenta a este proyecto, Darío Moreno, señaló hace ya algunos meses acerca de esta obra que era «el monumento a la crisis económica -en referencia a la de 2009- y a los problemas en las licitaciones públicas». Ahora, el tripartito confía en que en esta ocasión no aparezcan nuevos obstáculos, que hagan buenos los augurios sobre la imposibilidad de acabar esta infraestructura.

Compartir el artículo

stats