30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La factura ambiental de la covid

El monte de Les Valls se llena de mascarillas y desechos al ponerse de moda, sobre todo, tras el cierre de áreas recreativas

Mascarillas tiradas en el monte

Mascarillas tiradas en el monte

La crisis del coronavirus y el cierre de la mayoría de las áreas recreativas de La Valls de Segó que siempre se llenan en Semana Santa y Pascua han provocado una auténtica desbandada hacia sus montañas.

Sin embago, la responsabilidad y el respeto que exige la convivencia con el entorno natural no ha sido el esperado. Por ello, el Centre Excursionista la Vall de Segó ha alzado la voz ante quienes no respetan la montaña.

Según explican desde la entidad, ningún espacio se ha resistido a la incoherencia humana; mascarillas, botellas, latas y todo tipo de desperdicios que los senderistas del Centre han tenido que recoger en estas jornadas. «Queremos hacer un llamamiento a todos quienes salen a la montaña, resulta jovial encontrar tantos caminantes y sobretodo jóvenes, familias y muchos que jamás habían pisado nuestras sendas; sin embargo debemos cuidarla. La montaña es de todos y tras la pandemia deberíamos ser más conscientes de su importancia. Residuos, envases o botellas son una verdadera amenaza para nuestro entorno; si queremos contar con los beneficios de la naturaleza deberíamos cuidarla», apuntaban desde el Centre Excursionista.

Este llamamiento llega después de unas jornadas en las que los jóvenes han recuperado el acceso al Tabalet, la Rodana, la Creu, l’Ermita de Benifairó a través de senderos que hasta ahora desconocían; unos lugares que se han convertido en caminos de libertad durante estos días.

El camino de ascenso hacia el Codoval por todas sus sendas y arterias ha acogido centenares de caminantes, ciclistas, atletas e iniciados que descubrían por primera vez rutas dispares como Els aljubs, el Codoval, la Cova de la Collita entre otros.

El Molí de Vent y la propia Ruta de l’Aigua, que aúna los municipios de les Valls des de la Font, han ganado adeptos así como los múltiples espacios de acogida que permitían al caminante plantar su mesa y disfrutar de la naturaleza.

Compartir el artículo

stats