30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Begoña Cortijo | Exsecretaria general de CC OO en el Camp de Morvedre

«La mayor espina es no haber podido evitar el cierre de Bosal»

La secretaria comarcal de CC OO se despide tras 12 años en el cargo en las que ha vivido dos grandes crisis

Begoña Cortijo.

Begoña Cortijo. Daniel Tortajada

Con 60 años recién cumplidos, Begoña Cortijo, licenciada en Psicología, tiene previsto incorporarse a la sección sindical de CC OO en el Ayuntamiento de Sagunt y compatibilizarlo con su puesto como educadora social en Servicios Sociales.

Ha pasado 12 años al frente de CC OO en el Camp de Morvedre y dos importantes crisis. ¿Cómo describiría ese tiempo?

La crisis de 2008 produjo estragos en la actividad económica y en el empleo. Mes a mes veíamos con impotencia el incremento exponencial del paro, así como el derrumbe de la actividad vinculada al ladrillo y el goteo de cierres de pequeñas empresas. Años más tarde, cuando ya la situación era verdaderamente dramática, vinieron los cierres de Galmed y Bosal y, cuando parecía que empezaba a encauzarse, llegó la pandemia y nos encontramos en una nueva crisis de dimensiones desconocidas.

¿Qué grandes lecciones han dejado estos conflictos?

Que la industria resiste mucho mejor las crisis económicas, aunque las grandes empresas de nuestro entorno están controladas por capital extranjero y condicionan a un volumen importante de pequeñas y medianas empresas auxiliares. Por otra parte, las crisis nos han enseñado que la diversificación productiva y la apuesta por la innovación empresarial y las nuevas tecnologías son garantes de una mayor estabilidad.

¿Cree que las administraciones han estado a la altura?

La dura y austera política económica y laboral tras 2008 produjo un incremento desorbitado del desempleo, la pérdida de múltiples derechos laborales y el deterioro del mercado laboral. En esta crisis es necesario poner el acento en las personas

y el papel del Estado está siendo fundamental como garante del bienestar de la ciudadanía. La asignatura pendiente es el rescate de los sectores vinculados al turismo, los servicios, la cultura, el ocio, etc., donde las ayudas son escasas, no llegan con la rapidez deseada y eso hace que muchos negocios vean peligrar su futuro.

¿Cómo ve la salud actual de la economía comarcal?

El impulso dado a los polígonos y a mejoras en las infraestructuras de comunicación ha generado expectativas que en algún caso no se están viendo correspondidas con la generación de empleo. Una parte importante del suelo industrial y logístico está comprometido, pero está costando mucho la puesta en marcha de la actividad y el empleo generado no ha sido suficiente para absorber el volumen de paro. Además, el aumento de actividades vinculadas a la logística hace que las cifras de generación de empleo sean mucho menores que las perdidas con la destrucción del tejido industrial por la crisis de 2008.

¿Se va con alguna ‘espinita’?

La mayor espina es no haber podido evitar el cierre de Bosal y sobre todo que se hiciera de la manera que se hizo, mediante un concurso de acreedores y dejando a los trabajadores tirados y sin compensación ni protección, sobre todo porque se trataba de un colectivo muy vulnerable que venía de haber soportada la reconversión.

¿Le ha dado algún consejo a su sucesor?

Sergio Villalba lleva muchos años de experiencia como sindicalista y estoy convencida que va a asumir su responsabilidad. Si acaso le aconsejaría que sea él mismo trabajando con honestidad, mirando siempre por el bienestar del conjunto de los/as trabajadores/as.

Compartir el artículo

stats