Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un nuevo espacio cultural cobra forma

Una inversión de 540.000 € permite en Faura recuperar el edificio que sustentará la vida cultural de la localidad

Las obras sobre la protectora de Faura, en una imagen reciente. | DANIEL TORTAJADA

Las obras sobre la protectora de Faura, en una imagen reciente. | DANIEL TORTAJADA

Faura recupera la Protectora como nave cultural, de progreso y mejora social convertida en espacio multifuncional. La que fuera sede de la Sociedad de Fomento de la Agricultura reconvierte su función como motor de la localidad, que crece en clave intercultural. El proyecto de recuperación de uno de los edificios emblemáticos del carrer Major de Faura ha recibido el impulso de la dirección general de Qualitat, Rehabilitació i Eficiència Energètica. Un total de 540.000 euros destinados a la reconstrucción de un edificio elocuente en la memoria colectiva de quienes habitan la arteria central de Faura.

La conocida popularmente como Protectora creada originalmente como foco vertebrador de la actividad agrícola y espacio de cobertura mutual de sus socios, fue cedida en 2018 al Ayuntamiento de Faura con el compromiso por parte de la institución de mantener el espíritu de fomento del sector en la zona. La firme determinación del equipo de gobierno se traduce actualmente en la renovación completa de la estructura de un edificio que en su día contó con la protección del PGOU. La fachada de la Protectora sigue presidiendo la encrucijada entre las calles Major y Massiac con la apertura actual a la calle Muralla. Sin embargo, su interior sumamente afectado por aluminosis ha sido derribado y reconstruido. Entre este año y el próximo este edificio modernista quedará totalmente reconstruido para convertirse en nave cultural de Faura.

La planta baja alojará una sala diáfana con capacidad para 300 personas en la que se articulará todo tipo de presentaciones y espectáculos. La sala central de la Protectora acogerá dinámicas e interacciones sociales que enfatizarán el valor cultural en la construcción de la vida municipal, vecinal y las numerosas proyecciones de quienes día tras día nutren el espacio cultural. En la segunda planta se prevé la generación de múltiples espacios, salas multifuncionales y ambivalentes cuya funcionalidad podría acoger estudiantes, trabajadores e investigadores, así como emprendedores que precisen un espacio singular.

La primera intervención en el edificio llegaba de la mano del programa SOM de la Diputació de València con un total de 139.000 euros destinados a las primeras labores de derrumbe y fijación de la actuación urbanística.

«Pieza fundamental»

«La Protectora será una de las piezas fundamentales en la Faura del siglo XXI. Un espacio en el que cultura, creatividad, reflexión y proyectos se darán la mano. Una nave cultural propia de nuevos tiempos en los que lo local se recupera como fuente de inspiración y motor del futuro», apunta la teniente de alcalde y concejala de cultura, Consol Duran.

El edificio de la que fuera Sociedad de Fomento de la Agricultura contará entre sus dependencias con un espacio reservado para quienes siguen trabajando por este sector. En este sentido, el Ayuntamiento de Faura mantendrá su compromiso con la organización de unas jornadas dedicadas a la agricultura que se dinamizarán desde este nuevo foco impulsor de la economía local.

Las obras de la Protectora avanzan con el firme compromiso de concluir en dos años, bajo la mirada de decenas de vecinos que velan por el desarrollo de uno de los edificios emblemáticos de su localidad.

Compartir el artículo

stats