Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sagunt acepta el desafío de reducir sus emisiones un 40 % en la próxima década

Darío Moreno en el pleno de ayer. | DANIEL TORTAJADA

Darío Moreno en el pleno de ayer. | DANIEL TORTAJADA

El pleno de Sagunt aprobó ayer el plan de acción para el clima y la energía sostenible con los votos favorables de PSPV, Compromís, EU y Cs, la abstención de PP e IP y el voto en contra de Vox. Según defendió el alcalde y concejal de Medio Ambiente, Darío Moreno, el diagnóstico de este trabajo demuestra que «todos los agentes nos debemos involucrar en que la transición energética sea justa y rápida, especialmente la industria, que consume más del 70 % de la energía del municipio».

El portavoz de Compromís, Quico Fernández, tomó la palabra para vincular la protección del medio ambiente con el desarrollo económico y plantear medidas como la prohibición de paso de los vehículos pesados por los núcleos urbano o la gratuidad del autobús interurbano.

La nota discordante la puso el edil de Vox, Alejandro Vila, que cuestionó tanto el efecto de estas medidas en el atractivo inversor de Sagunt como el coste económico de alcanzar el objetivo de reducir un 40 % la emisiones de CO2 en la próxima década. Moreno le dio réplica señalando que «no nos los planteamos como una obligación, sino como una meta en positivo. El objetivo es ambicioso porque va en consonancia de los acuerdos internacionales, pero en ningún caso la transición estará llena de amenazas y multas, como se desprende del discurso de Vox. Se trata- concluyó el socialista- de evitar un futuro sin futuro».

Compartir el artículo

stats