Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuenta atrás para mejorar el acceso a las playas del norte de Sagunt

Los vecinos ven escaso el presupuesto y piden que la piedra se deje junto a las dunas

Una vista de la playa de Corinto, ayer. | TORTAJADA

Una vista de la playa de Corinto, ayer. | TORTAJADA

La reclamada retirada de gravas para mejorar el acceso a las playas del norte de Sagunt se espera iniciar en una semana. Al menos, éstas son las previsiones que manejaba ayer la Demarcación de Costas en Valencia, después del compromiso recientemente alcanzado por la Delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana y exalcaldesa de Sagunt, Gloria Calero, tras recibir a representantes de la asociación vecinal de Almardà y al primer edil de la ciudad, Darío Moreno.

Los trabajos previstos pasan por la eliminar los enormes escalones de piedras que hacen complicado llegar a la orilla pues, con los últimos temporales, se generó una pendiente del 15% cuando lo adecuado, según responsables de Costas, es de un máximo del 7%.

Así lo explicaron desde la Delegación del Gobierno a preguntas de Levante-EMV, asegurando que «ya se ha preadjudicado» la retirada de gravas de Sagunt por unos 36.000 euros.

La previsión es que en los próximos días se haga la adjudicación definitiva pues, como apuntan las mismas fuentes, «se está pendiente de que llegue el informe de la Conselleria de Medio Ambiente para enviar a Madrid la documentación definitiva».

Esta confirmación adelantada por la edición digital de este diario suscitó ayer mismo las primeras reacciones. Mientras el teniente de alcalde de Almardà, Pepe Gil, consideró que la autorización «debe ser electrónica y no debe retrasarse», el edil de Playas, Roberto Rovira, vio «una buena noticia» que «por fin la Demarcación de Costas actúe en la playa, a pesar de que hace mucho tiempo que debería haberlo hecho después de haberse comprometido». Junto a ello, se refirió a un asunto que amenazaba con retrasar el inicio de estos trabajos hasta julio aunque, finalmente, no ha sido así: «Espero que la intervención cuente con todas las garantías para no afectar al periodo de nidificación del Chorlitejo patinegro. Esto es algo que no se puede obviar cuando se interviene con maquinaria en la playa», dijo en relación a esta ave amenazada que intenta preservar desde hace unos años la Conselleria de Medio Ambiente limitando incluso la instalación de chiringuitos para evitar molestias en periodo de cría.

Junto a ello, Rovira decía confiar «en que esta actuación no sea puntual sino que se mantenga en el tiempo hasta que ejecuten los proyectos que hay en marcha».

De momento, desde la Delegación del Gobierno se asegura que se desconoce el volumen final de piedra que se podrá extraer de la zona hasta que empiecen los trabajos. Lo que sí está claro, como ya informó este diario, es que se va a actuar de manera conjunta con el ayuntamiento y en la totalidad de la playa de Corinto, así como en la parte más al norte de Almardà.

Estas previsiones no acaban de gustar a la asociación vecinal de Almardà, como explicaba a este diario uno de los integrantes de su junta directiva, Carlos Sabater. De entrada, el colectivo pide que las gravas «no se las lleven», sino que «las dejen junto a las dunas, para así contribuir a formar una barrera natura». Junto a ello, veía «escaso» el presupuesto reservado y recordaba que la playa de la Malvarrosa de Corinto «tampoco está en condiciones», por lo que espera «que en ella también se actúe». Finalmente, pedía que Costas «active su plan de mantenimiento anual y sea más rápido al paliar los efectos de los temporales».

Compartir el artículo

stats