Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La «Viutava» sigue viva en Sagunt tras más de 400 años

La procesión volvió a recorrer el claustro de Santa María en una misa presidida por el obispo auxiliar saguntino

11

Un instante de la procesión claustral. Daniel Tortajada

Sagunt celebró ayer la «Viutava», una festividad religiosa que se mantiene viva en la ciudad después de 400 años y que se conmemora el jueves siguiente al Corpus. Numerosos feligreses acudieron a la iglesia de Santa María para participar de este acto organizado por la Cofradía de Minerva o del Santísimo Sacramento, que se encarga cada año de todos los preparativos de esta fiesta desde mediados del siglo XVI.

La «Viutava» u «Octava» en castellano, como se le conoce a la festividad, arrancó con una Misa Mayor oficiada por el obispo auxiliar de Valencia, el saguntino Javier Salinas. Tras la eucaristía, tuvo lugar la tradicional procesión por dentro del claustro, uno de los actos con más arraigo en Sagunt, en la que los jóvenes del movimiento Junior fueron los encargados de portar a hombros el templete con el «Cuerpo de Jesús», uno de los momentos más emotivos de la tarde. En su recorrido, hubo paradas en los altares mayores que fueron acompañadas de distintos rezos y oraciones.

Una de las curiosidades de esta procesión claustral es el templete, que reviste más de 200 años de antigüedad, una pieza antiquísima de madera y oro que fue restaurada por la cofradía no hace más de seis años.

La Viutava, «como manda la tradición», contó con los tradiciones volteos de campana, anunciando el acto y durante el mismo, gracias a la colaboración de Campaners de Morvedre.

Desde la cofradía han querido animar a los vecinos de Sagunt a que secunden estos actos para mantener viva una tradición en la ciudad de más de cuatro siglos.

Compartir el artículo

stats