Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Quartell se queda sin poder aprobar un acta del pleno al verla ininteligible

El insólito hecho sorprendió a todos los grupos y hubo unanimidad en dejarlo sobre la mesa

El nuevo edil del PP, a la izquierda, en el pleno. | C.M.

El pleno ordinario del Ayuntamiento de Quartell no pudo aprobar el acta de la sesión anterior por una cuestión inesperada: Los problemas de inteligibilidad que presentaba.

Si bien el alcalde, Pere Campos, intentó leer el acta para realizar las modificaciones oportunas, el pleno constató la imposibilidad de dar luz verde a un documento cuya redacción era del todo incomprensible. «No se trata de errores o interpretaciones equivocadas de alguna afirmación, sino que el texto no se puede leer», manifestaron los miembros de la corporación. «Esto parece un ataque y no un acta», afirmó el portavoz de EU.

Tanto es así que los tres grupos que conforman el plenario (Socialistes-Compromís, Esquerra Unida y PP) optaron por no aprobar el acta, dejar sobre la mesa la aprobación del documento al ser ilegible y acordaron instar al secretario interventor de la localidad, que no estaba en la sesión, a subsanar la incoherencia del escrito; una situación del todo insólita que carecía de precedentes recientes y que causó una gran extrañeza.

El pleno comenzó con el juramento del nuevo edil del Partido Popular, José Sanchis Cueco quien junto a Miguel Chordá y la portavoz Esther Tortonda conforman el grupo popular.

Después de que Pere Campos diera cuenta de los decretos de alcaldía, los portavoces de EU y PP instaron al consistorio a presentar la información a los grupos en tiempo y forma. «Una vez más llegamos al pleno sin que se nos haya transmitido los decretos y la información de forma pertinente. Exigimos que esto se solucione ya, los trabajadores del ayuntamiento deben cumplir con su trabajo», añadía Lluís Molina,de EU.

Por otra parte, el pleno aprobó por unanimidad solicitar a la Diputación de Valencia un informe para poder seguir adelante con la Relación de Puestos de Trabajo (RTP) municipal, el documento que perfilará las labores de cada trabajador del ayuntamiento; de ahí que el equipo de gobierno lo haya impulsado para perfilar y actualizar los perfiles profesionales a sus salarios.

Tras una negociación en la que se ha contado con trabajadores, representantes sindicales, técnicos y representantes de los grupos políticos, el secretario interventor del ayuntamiento ha emitido un informe desfavorable para la Relación de Puestos de Trabajo en la que se incluye también el perfil de dicha secretaría. Ante tal situación y con el objeto de clarificar la viabilidad de la Relación de Puestos de Trabajo, el pleno aprobó con los votos a favor de PSPV-Compromís, Esquerra Unida y Partido Popular, solicitar un informe jurídico a la Diputación de Valencia.

En el debate, la portavoz del PP, Esther Tortonda manifestó su contrariedad ante el informa de la secretaría y a su vez criticó al gobierno municipal por su inacción. «No acabo de entender el informe de Jesús, ni tampoco tu información. En principio no hubo acuerdo, después en la negociación todo eran retrasos y en las once sesiones de negociación que hemos tenido, no se ha perfilado nada. Yo estoy con los trabajadores», dijo la popular.

Lluís Molina, desde EU, defendió la labor de la mesa de trabajo de la RPT y manifestó «se trata de regularizar la forma de trabajar en el ayuntamiento; puedes no estar de acuerdo con el resultado pero en las sesiones se ha trabajado mucho y muy bien». El alcalde recordó a los portavoces que el manual de valoración de los puestos de trabajo se aprobó por unanimidad y tan solo faltaba adaptar fichas y salarios.

En el turno de palabra, la portavoz del PP preguntó al alcalde por un informe desfavorable realizado por el secretario interventor al ejercicio de 2020, al ver que éste no estaba en la sesión, pero el alcalde le recordó la autoría del informe y le dijo que no podía contestarle a cuestiones jurídicas.

Compartir el artículo

stats