Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Brillo en Sagunt al salón de plenos de la València de 1930

Los muebles atribuidos al ‘cap i casal’ que siguen en uso en Morvedre se van restaurar dentro de una rehabilitación global

25

El alcalde de Sagunt, Darío Moreno observa parte del mobiliario que será restaurado.

La remodelación del salón de plenos del Ayuntamiento de Sagunt va a alargar la vida de unos muebles muy especiales, que no solo han sido testigos de casi cien años de historia de la ciudad pues también atesoran un pasado en el ‘cap i casal’, según se asegura en un Inventario del Patrimonio Municipal de Sagunt realizado hace años.

Fue en 1931, cuando esos muebles pasaron a trasladarse a Sagunt: Desde la mesa presidencial, al sillón reservado para el alcalde, dos sillones de concejales, una bancada de 7 asientos, así como otras dos semicirculares para los ediles, una para cinco personas y otra para 11, según detalla el documento.

Hechos en madera labrada y con asientos tapizados en terciopelo rojo, todos ellos fueron valorados en ese inventario en algo menos de 14.500 euros en total, si bien la mayoría de esas piezas tenían precisada su estimación concreta.

Aún así, la historia de esos muebles y el cómo llegaron a Sagunt no ha dejado un rastro claro, como confirmaron a Levante-EMV desde los Archivos municipales de Sagunt y València e incluso desde el Servicio de Patrimonio Histórico y Artístico del ‘cap i casal’. Solo en un libro del fallecido cronista oficial de las dos ciudades, Santiago Bru i Vidal, se explica en dos pies de foto que, en los años 30, se pudo vestir el salón de plenos «sin que al erario público se le haya producido desembolso» y en otra sala, «se usó para su mueblaje parte de la donación que por otra entidad se hizo a este ayuntamiento».

El investigador saguntino Albert Llueca y presidente de L’Arxiu, confirmó a este diario que «la procedencia de estos muebles siempre se ha situado en València en lo que podríamos llamar ‘el imaginario colectivo de Sagunt’». Así, aunque admitía «no tener constancia documental que acredite este extremo», consideraba que esa hipótesis se veía reforzada porque «el arquitecto municipal de Sagunt que acabó en esa época nuestro ayuntamiento, Ángel Romaní, también colaboró por entonces en las obras del de València».

Casi un siglo después de aquella intervención que reconstruyó la «Lloncheta» de Sagunt entre 1932 y 1935, la intención actual del ayuntamiento es que especialistas en la material restauren esos muebles, dentro del proyecto que ha impulsado para modernizar las instalaciones del salón de plenos y, sobre todo, eliminar las barreras arquitectónicas que hacen que la sala incumpla la Ley de Accesibilidad al tener que superar unos escalones para acceder al espacio del público.

Barrera visual

Entre los objetivos de la actuación, que cuenta con un presupuesto próximo a los 120.000 euros, también se encuentra eliminar la barrera visual que supone la actual distribución de las butacas de los concejales, que en su mayoría da la espalda a la zona destinada al público.

Esta modificación permitirá bajar a cota cero la plataforma que ocupan los asientos para los espectadores con lo que se podrán eliminar los escalones que hasta el momento servían de acceso. La sustitución de las puertas y el mantenimiento de los revestimientos son otros aspectos que contemplan esta intervención, que servirá de igual modo para actualizar las instalaciones de megafonía, iluminación, vídeo y wifi.

Compartir el artículo

stats