Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Un contrato de río es lo que necesita el Palància»

Reclama el fin de las ocupaciones ilegales

Vista del río. | LEVANTE-EMV

La comisión del Palància de Acció Ecologista Agró ha apoyado la reciente propuesta del investigador de la Universitat Politècnica de València y presidente de la Junta Rectora de l’Albufera de València, Carles Sanchís Ibor, sobre la conveniencia de suscribir un contrato de río para el Palància. Esta herramienta, apuntan desde el colectivo, se basa en un proceso de participación que implica a todos los usuarios de la cuenca y a las entidades públicas vinculadas con el agua, con el objetivo de «comprometer a los interlocutores públicos y privados en un proyecto común de gestión del río».

Esta opción, a su juicio, es «más ambiciosa, democrática e integradora» que la planteada por Iniciativa Porteña (IP) en el último pleno ordinario, cuando reclamó la creación de una mesa de trabajo, «al contemplar todo el Palància y estar abierta a la incorporación de nuevos actores al debate público, que permitan airear las instituciones con nuevos enfoques y planteamientos, que salgan de las limitadas relaciones políticas habituales, al incluir a todas las organizaciones sociopolíticas interesadas en la gestión del río, como las administraciones públicas, las comunidades de regantes, las asociaciones vecinales y los grupos conservacionistas», apuntan desde Agró.

Los ecologistas insisten en que este contrato río «sería el espacio de discusión ideal para, además de poner en valor el Palància y su delta como espacio natural y ecológico, plantear otros objetivos como el deslinde del territorio público que debe de ser del río y que está siendo ocupado de forma ilegal por particulares. De manera fundamental tendría que abordar también la protección de La Mallà y del Mamellot, que deberían formar parte de un ambicioso plan municipal de renaturalización de la ciudad como elemento compensador de la pérdida de espacio natural y agrícola que comportará la consolidación de Parc Sagunt II con la instalación de la gigafactoría de Volkswagen».

Pese a la enmienda a la propuesta de IP, que fue apoyada por unanimidad en el pleno, los ecologistas la destacan como «positiva», aunque «esperamos que, como suele ocurrir, esta moción no tenga más recorrido». Agró también espera que «no sea una mera estratagema electoralista». Más allá de estas sospechas, los ecologistas destacan que «ya era hora de que, desde algún grupo político, se animaran a hacer alguna propuesta de alcance para avanzar en la gestión de nuestro río». Ahora desean que sea un movimiento «serio».

Sobre la mesa de trabajo que plantearon los segregacionistas, Agró admite que «supondría un paso importante del ayuntamiento, reconociendo el delta como eslabón fundamental para completar esa fachada marítima que es la avenida del Mediterráneo y que debe comunicar de manera peatonal y ciclista las playas del Port de Sagunt y Canet d’en Berenguer».

Desde la comisión del Palància de Acció Ecologista Agró consideran que esta decisión supone un «paso importante después de décadas de abandono del delta del río por las administraciones competentes y concretamente para el ayuntamiento, que asume sus responsabilidades». Entre las principales carencias de la moción de IP es que «le falta la valentía para extender el proyecto a todo el tramo saguntino» y «olvida a la ciudadanía y a los actores privados que tienen mucho que decir. Hay un tema fundamental que el pleno no se planteó y es la participación popular. Viene siendo una característica persistente de los poderes locales -insisten desde Agró- el de centrarse en la correcta gestión de los asuntos públicos, pero hecha por reducidos círculos de carácter técnico y burocrático».

Otro aspecto que hay que abordar, reiteran desde el colectivo ecologista, es que «hay que proteger todo el territorio posible situado en sus márgenes, para crear ese futuro bosque urbano, un espacio público y verde para el disfrute de la ciudadanía: pasear, deporte al aire libre, pic-nic, etc., y elemento compensador a la pérdida de espacio natural y agrícola que comportará la instalación de la gigafactoría de Volkswagen y demás industrias auxiliares».

Compartir el artículo

stats