Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Otra licitación desierta deja sin tiempo a Estivella para remodelar su ayuntamiento

El alcalde no se explica que el aumento de 70.000 euros en el presupuesto inicial no haya sido suficiente para atraer a alguna empresa

Vista del edificio consistorial de Estivella. | DANI TORTAJADA

La remodelación del Ayuntamiento de Estivella tendrá que esperar, después de que la licitación de las obras haya quedado desierta por segunda vez en medio año. «No nos explicamos lo que ha pasado. Hablamos con las empresas interesadas y nos dijeron que el presupuesto estaba muy ajustado y que habría que subirlo unos 40.000 euros más. Lo hicimos, pero parece ser que de nada ha servido, porque no hemos recibido ofertas», explica el alcalde, Rafa Mateu.

La actuación en el consistorio salió a concurso, la primera vez, por un importe de 619.199 euros y ahora se han vuelto a licitar por 689.119 euros, 70.000 más, un incremento que no ha sido suficiente, ya que el concurso ha vuelto a quedar desierto y como consecuencia la obra retrasada considerablemente. Tanto es así, que el ayuntamiento se está replanteando adjudicarlas mediante un proceso de «negociado sin publicidad», es decir sin la fase de licitación, ya que «no nos da tiempo».

Estas obras están financiadas parcialmente por el plan de inversiones de la Diputació de València 2020-2021, por lo que la intervención debería quedar acabada en junio de 2023. Al tener un plazo de ejecución de diez meses, el alcalde ya adelantaba a Levante-EMV que si «licitamos de nuevo, no cumplimos los plazo de finalización de la obra» y, además, «nadie nos garantiza que no nos vuelva a pasar lo mismo, lo que sería una faena». Por eso, Mateu está hablando con empresas más modestas y de la zona, «pero con capacidad para acometer la remodelación del ayuntamiento», que lleva más de seis meses de retraso y que al alcalde le gustaría que pudiera iniciarse ya.

Por otro lado, a día de hoy, el ayuntamiento tampoco puede justificar la inversión al organismo provincial, al no estar ni tan siquiera adjudicada, por lo que van a plantear a la diputación adscribir otra actuación al plan de 2020-2021 y financiar la obra del ayuntamiento con el nuevo plan de inversiones 2022-2023.

En cuanto al proyecto susceptible de cambio está la compra del bar de la plaza, que Mateu y el equipo de gobierno de Estivella quieren convertir en un centro social. Este inmueble consta de dos plantas. La primera de ellas se destinaría a asociaciones, donde se instalarían sus sedes para poder reunirse y realizar actividades. En cuanto a la planta baja, la idea es convertirlo en una casa de la juventud.

Centro social

Por ahora, Mateu calcula que esta inversión ascenderá a 280.000 euros aproximadamente entre la compra del inmueble y la obra posterior, una cantidad que dista tan solo en 10.000 euros de la que se anota en los planes de diputación para la adecuación del ayuntamiento, donde la cantidad adjudicada por el organismo presidido por Toni Gaspar era de 290.000 euros.

Compartir el artículo

stats