Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribuna

Bicentenario de la Virgen de la Estrella

La población de Gilet, con la Cofradía de la Virgen de la Estrella al frente, se dispone a celebrar el bicentenario (1820-2020), aplazado por la pandemia del covid 19, con diversos actos para festejar a su singular patrona, la Virgen de la Estrella.

Dice la historia: «No consta con exactitud, pero es lo cierto que al final del año 1820, parte de los muebles de aquel convento, entre ellos imágenes, cuadros y pinturas, fue transportada a la ciudad de Valencia para ser enajenada por el listado de pública almoneda. Al llegar al pueblo de Gilet los carreteros con los muebles citados se detienen en la posada de José Alabadí Pérez, hoy denominada de la Estrella, situada en la plaza Mayor. La posadera Josefa Sancho Pavía, de 64 años, natural de Petrés, persona piadosa y prácticamente cristiana deseando poseer un Crucifijo lo solicita a los carreteros, quienes, tratando de complacerla, búscanlo por entre las muchas imágenes que llevaban, y viendo frustrados sus trabajos, le ofrecen una imagen de la Madre de Dios que siempre les venia a las manos en sus pesquisas. Era la Santísima Virgen de la Estrella. Estrella destinada sin duda alguna por la divina Providencia para desempeñar con los hijos de Gilet idéntica misión a la que desempeñara en otro tiempo la misteriosa Estrella del Oriente».

Y así se convirtió en la Protectora de Gilet y Madre Divina para los enfermos, para los que se aclaman a ella, la profusión de milagros que no cesan, la preciosidad de oraciones contenidas en la Devota Novena, que se celebra todos los años.

Y en los años siguientes de su venida es proclamada por aclamación popular patrona de Gilet, junto a San Miguel Arcángel. Y desde entonces se le venera, primero en septiembre y de inmediato se trasladó a la última semana de agosto.

Uno de los actos previstos para el bicentenario es la romería al Convento de los Franciscanos ubicado en un bello paraje a 4 kilómetros de la población de Gilet, como ya se hizo en 1995 con el 175 aniversario.

La palabra romería viene de romero, tal y como se designaba a las personas que peregrinaban a Roma. Después, el significado se extendió y en la actualidad una romería es la visita a un santuario. El Convento de Santo Espíritu es muy querido y apreciado por todos los vecinos y vecinas por la estrecha relación recíproca desde siempre. De esta relación los fieles desean que la Virgen de la Estrella le visite en la festividad de Nuestra Señora de los Ángeles, patrona de los Franciscanos, para rezar y realizar una convivencia lúdica.

Durante el trayecto se harán paradas para recordar los milagros de la Virgen de la Estrella, leyendo el relato correspondiente ante la imagen de acuarela que están expuestas en la Capilla de la Comunión de la Parroquia, reproducida en una lona estratégicamente a través del recorrido.

La Cofradía de la Virgen de la Estrella estrecha la unión que ha habido desde siempre con el Convento de Santo Espíritu.

Compartir el artículo

stats